jueves, 23 de marzo de 2017

Huasteca Potosina

De los Dreamers, y los viajes.




Este largo puente lo cruce andando... es una cueva de agua, un puente de Di-s.
Día 1
Pocos países en el mundo son tan bellos como México, tal vez ninguno, y el secreto de esa belleza es la diversidad.
Hace poco les compartí un video acerca de que el secretario de turismo a nivel mundial hablaba de que México es un mundo, y que gracias a lo que hoy ocurre en el norte, acá en el sur hemos retomado la senda del orgullo nacional.

Viajar por México es desde hace 20 años una de mis pasiones, conocí gracias al extinto CEO la mayor parte de los estados, y después aunque ha salido al extranjero nunca he dejado de ir buscando nuevos destinos en estos 2 millones de kilómetros cuadrados.
Uno decesos destinos soñado es La Huasteca en región de los estados de San Luis Potosi, Hidalgo, Tamaulipas y Veracruz.
Que hace especial a la Huasteca?
La región es una de las más biodiversas del país, va de los 2000 al nivel del mar en un centenar de kilómetros, esta caída libre, es uva muralla natural que divide la llanura del Golfo de México del altiplano con la Sierra Madre Oriental como telón.
Un territorio de cascadas, cuevas, grutas, montaña, caudalosos ríos y una flora y fauna asombrosa.
Salimos de Guadalajara poco antes de las 12 de la noche, un grupo de 32 personas, todos, dispuestos de realizar sus sueños.
En el camino noté que como en el CEO, más que un tour de agencia de viajes, eran amigos con un destino y bagaje en común.
Nosotros, los recién llegados desembarcamos, como forasteros, con expectativas que pronto serían colmadas.
Tras un viaje de unas 8 horas, y la lucha contra una pantalla castrosa, llegamos a Río Verde.
Una vez ahí, esperamos a nuestro guía, y partimos a las media luna, un lugar en la región media , con valles sembrados de caña y naranjos,.
El destino es maravilloso, se trata fe un manantial de aguas termales con una laguna de 45 metros de profundidad y numerosos estanques y brazos donde cientos de parroquianos acud hay un área para acampar, baños, restaurantes y tiendas con todo lo necesario para pasar el día, además rentan equipo para poder bucear y flotar sin peligro.
Tras sólo 3 horas seguimos nuestro viaje según el itinerario a Tamasopo... ContinuaráDía 1
Continuo...
Luego de la Media Luna emprendimos camino de Tamasopo, más o menos a una hora y media de este primer punto, el lugar al que fuimos es a una serie de cascadas, parte de un ejido que convirtieron en balneario el lugar, ello tiene sus pros y muchos contras, muchos restaurantes insertos en el paisaje, sin un concepto definido, con pésimo y lento servicio, tanto que solo tomamos fotos, comimos y ni los píes nos mojamos, solo estuvimos un par de horas, pues el tiempo apremia y cuando vas en grupo, y en tour se complica la logística.
Yo comí un filete al mojo con arroz y papas a la francesa bastante casiqueado en 80 pesos y una coca, la verdad es que tardar más de una hora para servir y 15 minutos esperando la cuenta no fue cool.
De Tamasopo nos fuimos a terminar nuestro día de destinos al puente de Dios, a una media hora del lugar.
Llegar a este lugar es especialmente chido, pues respetan el paisaje, hay unas vías del tren chidísimas y la vendimia está fuera de la zona a visitar, ello porque tienes que bajar unos 300 escalonas y poco más hasta la posa y otros como 100 hasta el punto dónde el río sale del puente y es más tranquis.
Una vez ahí lo mejor es echarse un clavado a la posa con tu chaleco salvavida, dicha poza de un intenso color azul tiene unos 30 metros de profundidad y uno debe pasar por una cueva de estactitas antes de salir al río y sus rápidos, hay cuerdas que te ayudan y te guían, peroooo, al estar en puente de primavera todo estaba tan lleno que moverte era complicado, además había muchas personas de movilidad limitada, y la verdad ello NO es recomendable.
Luego el ascenso es otro escollo, pues subir requiere bastante tiempo y sobre todo un esfuerzo.
Tras subir, llegamos al bus y otras casi 2 horas para llegar a Nuestro hotel en Ciudad Valles.
Llegamos poco después de las 8, y en lo esperamos la habitación nos dimos un baño, salimos a cenar y regresamos al hotel se hicieron las 11, otra vez el servicio en la taquería, para ser sábado por la noche y estar en la principal avenida fue lento, muy lento.
Yo pensé salir de party, pero a las 12 y algo toque la cama y simplemente no pude resistir a entregarme a los brazos de morfeo que me reclamaban con premura y singular alegría.Día 2
Despertamos poco antes de las 6 para ir a nuestro primer destino, el castillo de Edward James en la localidad de Xilitla.
Antes de ir al camión desayunamos y demoramos un poco, tanto que casi nos dejan, además corrí por la avenida hasta el cajero y me falsie un tobillo, pero llevé naproxeno y una banda elástica que ayudo a tener soporte.
Luego de unas 2 horas y un par de paradas por gorditas y otros alimentos apareció de entre la sierra Xilitla, el camino es hermoso, pero tan cerca como uno se imaginaría, en realidad la huasteca es amplia, representa la superficie de Holanda, Bélgica, Andorra, Luxemburgo y Liechestein, ello hace que entre un punto y otro a veces haya varias horas, además que la orografía montañosa de ciertas áreas hace difícil los accesos.
La llegada en Domingo a Xililta poco después de las 9 fue un despropósito, pues el castillo de Edward James estaba hyper,ultra, jiga, mega llenó, al menos 20 autobuses y un número de carros inmenso presagiaban que entrar sería imposible, así que tras votar desistimos, la idea era no perder nuestra visita a la cascada de Tamul.
Tras ello, dejamos Xilitla para el último día y optamos por ir a nuestro siguiente destino a 1 hora y media.
Llegar a las inmediaciones de la cascada fue otra pequeña odisea para lidiar con la gente y con el ritmo de algunas personas más lentas.
Una vez en el embarcadero hay que remar contra corriente del río hasta la cascada, y caminar unos 6 metros por un sendero, mientras los barqueros suben entre los rápidos las canoas.
Luego retomas a brazo de remo el camino y te detienes a unos 100 metros de l caída del agua, donde puedes tomar fotos.
Una vez emprendido el regreso hay una parada en la Cueva del Agua, una posa de unos 20 metros dentro de una gruta dónde puedes nadar, y es impresionante.
Tras salir de la Cueva hay que regresar a remo por el río, esta vez ayudado por la corriente.
Dentro del camino por este cañón que recuerda al la Barranca de Huentitan y el Sumidero pero en limpio, los de los otros botes que navegan te echan agua, lo cual hace aquello una verbena que más parece un combate vikingo con agua.
Luego de salir ahí bastante cansados fuimos a comer a la población cercana, debo decir que otra vez el servicio pésimo, creo que la huasteca puede mejorar sus procesos turísticos, pues les hace falta estar a la altura de otros destinos, pues si bien su belleza es inegable, la gente debe tener una mentalidad mucho más eficiente.
Regresamos al hotel, conversamos y tomamos unas cervezas convencidos que a las 6am saldríamos por segunda vez a Xilitla, esperando tener mejor suerte.

1 comentario:

  1. Impresionante región, Álvaro, no le falta de nada, como para volver renacido y renovado. Los fotos también estupendas. Un abrazote, Al :-)

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.