jueves, 16 de febrero de 2017

Mérida

La reflexión más importante de este viaje es... "movimiento e vida" muchos hemos vivido alguna vez el fantasma de la depresión, esa enfermedad moderna que en algunos casos lleva a la incapacidad, ciertamente es una cuestión de química cerebral, de actitud, perooooo lo más importante es moverse, la vida es breve, es complicada y miles de razones para awuitarse, sin embargo uno debe moverse, poner la atención en lo que quieres, tienes y tuviste. Y claro, la necesidad hace que uno deje de tirarse al drama, cuando vez la pobreza, la enfermedad, la miseria humana y descubres sonrisa, alegría y optimismo en personas que lo pasan mal uno debe tomar fuerza y decir, si el o ella puede, porque yo no. Movimiento es vida, a moverse.

Día 6 Celestun.
Luego del trajín de estos días mi última salida fuera de Mérida es Celestun, desde que conoci Campeche, he tenido las ganas de ir y la verdad, no me equivoqué, no he visto una playa más hermosa y limpia que la de Celestun, de un blanco inmaculado y un color verde jade es impresionante.
Tome un autobús de oriente que iba a Uman primero y recorre varias poblaciones. Aprox. 2 horas desde Mérida.
El paisaje es hermoso, de pueblos mayas y pintorescos, algunos muy sucios, otros muy limpios.
Ya en Celestun caminas 2 cuadras de la estación a la playa, nos bañamos, bronceados y fuimos a comer, hay pocos pero buenos restaurantes, comimos un kilo de pescado frito en 2 de medio a 140$, 4 chelas y botana dejaba cocinada en limón y habanero gratis, 200$.
Luego caminamos hasta la ría, seguimos el puerto pesquero y nos encontramos con lo contrario de la playa, un cagadero de desperdicios de pesca y mucho, mucho plástico.
En la ría llena de pescadores, barcos color y alegría había cientos de aved, más no flamingos.
El tour dela coperativo por la ría cuesta 250$, no los pagamos, entre otras cosas porque no hay seguridad de ver a las aves rosadas, no era la hora adecuada y sinceramente preferimos la playa.
A las 5 tomamos el camión de regreso, cabe destacar que aquí amanecer las 6 y antes de la 6 oscurece.
Mi regreso a Mérida me permitió cambiarme e ir a cenar con 2 amigos holandeses, a quienes conocí y me invitaron a cenar a el parque Santa
Lucía al Apoala.
Tras 2 mezcales, una chela y un carpaccio de atun con aguacate nos tomamos un café un digestivo local, xcanantun, y fuimos a seguirla.
Regrese a mi hostel, metí los píes en la alberca y agradecí las infinitas bendiciones de di-s.

Día 5 Motul
La verdad es que mi hostel es la neta del planeta, algo así sería mi sueño tener, es limpio, buenas instalaciones, muy tranquilo, en una zona segura, un poco retirado del centro, pero permite menos jolgorio.
Tras desayunar y buscar ir a Uxmal opte por cambiar de idea e ir a Motul, otro destino interesante
Motul no es lo más interesante, pero tiene su encanto, es muy barato, comí los tradicionales huevos motuleños, pero antes de eso, fui al cenote zambula, por 5$ si solo 5 varos puedes entrar a una cueva hermosa y un cenote de sus agua fresca, limpia y revitalizante varios metros bajo tierra con un ojo adentro en la penumbra que lo vuelve fantasgorico.
Cuenta la leyenda que lo encontraron cuando una niña se perdió, la búsqueda fue infructuosa, peroooo dicen que es habitado por aluxes, y el fantasma de la niña, por eso solo se han ahogado hombres, el lugar de aguas cristalinas es hermoso, con estalactitas y estalacmitas, que van filtrando el agua , tiene una profundidad de hasta 8 metros y solo hay luz en la entrada, por lo que se recomienda no nadar demasiado dentro.
De regreso a Mérida aproveché para hacer pendientes, compritas en el mercado y más tarde visitar a mi prima a la que siempre le he tenido un gran cariño Katia Raquel Jimenez, gracias por los tamales, las explicaciones y compartir con tu familia, se múltiplique en bendiciones y tienen su guía por Tlaquepaque.
Regrese al centro y luego al hostal.
Seguiré informando.
Día 4
Izamal
Uno de los tesoros de Yucatán es la ciudad amarilla de Izamal, o del mago de oz....jujuju, porque hay una casa de Dorita.
La ciudad es pequeña, pero bellísima, sabiamente el gobierno a entendido su potencial y esta muy bien preservada.
Salimos de Mérida en una de las combis, que es mucho ooooh más bata que tomar un turno y por 30$ llegamos al destino.
Antes he descubierto un local cerca del mercado en una calle angosta que vende tortas y bueno hay de todo, cochinita, relleno negro, pulpo, camaron, chicharrón con escabeche, pollo, pooc chuc y otros más esas son de 20, hay otras de 10. Pero no tienen tanta carne.
En Izamal destaca la iglesia monunental, su convento, pero sobre todo su pirámide, que no está muy bien publicitada, pues, es casi tan grande como la de Teotihuacan o Cholula, su base es de 200 metros por lado y tiene 2 partes, una que se eleva unos 20 metros y sobre una gran explanada otra más de unos 25 metros, desde arriba se ve espectacular la selva hasta el horizonte de cualquiera de sus lados.
Izamal, tiene plazas, portales y calles pintadas de amarillo y blanco que contrasta con el verdor que la rodea, posee, varios puntos de interes, hay 4 zonas arqueológicas dentro se la ciudad y el convento que es un coloso inmenso era también una gran pirámide.
De regreso a Mérida descance un poco y luego fui a pasear por el paseo montejo y tomar un par de buenos cafés que me despertaran, así llegue al impala, una de esas cafetas viejas y tradicionales donde todo es de una calidad sublime.
Luego volví al hostal luego de una de esas caminatas maratonicas y dormí como un bendito.
Seguiré informando.
Día 3 Dzibichaltum
A pesar del cansancio del día 2 teníamos cita para ir a Dzibichaltum., desayuné en el hostal y buscamos la combinación a una población cercana las ruinas, 1km, puedes caminar o tomar un moto taxi en total gastamos 36 pesos X persona maso.
Al ser domingo los mexicanos entramos sin costo, lo único que puedes meter es agua porque créeme, la necesitaras.
DZIBI, pa los compas...jujuju, posee una belleza única, ruinas, una capilla católica construida con piedras ancestrales y un bellísima cenote cubierto de lotos, además de un museo de sitio.
El clima poco habitual nos acompaño, pues lo común es calor, pero ayer entró un frente frío y llovía, llovía, así que mi decisión de ir en tanga y patines....jujuju, no fue la ideal, por suerte traía la sudadera en la mochila, aún así morí de frío.
Me impresionó el sitúo arqueológico es enorme, casi como Teotihuacan, al igual que la urbe toltecas tiene una gran calzada que termina en el templo de las 7 muñecas, una enorme construcción que albergaba 7 pequeñas muñecas de barro, dichas piezas son raras, no tienen forma definida y apenas deben medir 10cm, intrigante y desconocido el que representan.
Luego fuimos al conjunto más impresionante, en el centro del conjunto hay una capilla de piedra construida de un templo maya, aunque es bonita es como una cicatriz que dejaron los españoles.
El cenote es hermoso el agua muuuuuuuuy fresca, así que ni se me ocurrió meterme, pero había un grupo de jóvenes morelenses y de feos de un colegio que estaban ahí.
Uno de ellos saco muchas piedras de jade, ofrendas mayas, cosa que me irritó, como la basura en la carretera de acceso.
La lluvia y el aire del dios viento del norte te hizo que regresaramos a Mérida.
Fui al hostal y comí de la carne asada que organizó mi compañero regio para los alemanes que ayer se iban.
En estos 3 días he hecho algunos compás y el room donde estuve los 2 primeros días antes de darme la habitación individual estaba compuesto por un suizo altísimo rubio de ojos azules, un cachanilla, un jalapeño, un regio, un argentin aleman y yo. Por otro lado hay 2 alemanas, 3 chicas de argentina, una española y dos chilangas y el desayuno es nuestro momento de convivir.
Terminé mi día saliendo a cenar al tianguis de comida típica frente a catedral y caminé hasta terminar el paseo montejo y luego un uber al hostal.
La comida es....deliciosa, pero requiere de hacer cardio, pues se te va a las caderas con promesa de nunca salir deja ahí. Caminé unos 10km.
Seguiré informando.
Día 2
Una de las razones de venir a Mérida es por trabajo, pues me contactaron con el diario de Yucatán para hacer una nota de turismo como blogger.
Lo interesante de Mérida es que es una ciudad que sorprende, entre otras cosas por su diversidad de atractivos y sus costos.
Mi día 2 comenzó por ir a Puerto Progreso, el clima fresco con intervalos de nubes favoreció la estancia.
Llegamos a una palapa frente a la taberna de Moe y pedimos unas caguamas, 3x 60.
Luego comimos unas piedras rellenas de queso con masa de frijol y maíz mientras conversamos con nuestros vecinos de Venezuela.
El mar hermoso, como una laguna, llegamos hasta no mas allá de las rodillas, por ello el puerto se adentra unos 3 kilómetros mar adentro.
El sagazo propio de este tiempo es el único pero, al menos este no huele feo al descomponerse.
La ciudad es bella con un paseo marítimo en buen estado, no hay grandes hoteles y la playa es pública, si eres mexicano supera a las de Quintana Roo, pues en el vecino estado las playas más lindas y atractivos naturales están privatizados casi complemente.
Regresamos a el pueblo a buscar Pulpería y por 100 pesos comimos un filete y un pan de cazon que bueno era una delicia gigante.
El regreso cansado y asoleado fue breve y en atrevido me comí una deliciosa nieve deliciosa guanábana y luego una chela con unos nuevos atraídos chilango en el bar Rush.
Seguiré informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.