lunes, 13 de junio de 2016

Santiago de Compostela... la Magia de peregrinar... Parte 1.

Está vez pienso dónde pasar los 40 y retomó a dónde llegue a los 25, no hablaré de nada que no me consté, más bien hago un ejercicio de meditación y recuerdo, para transmitirles el amor por un destino.

Recuerdo muy bien mi salida de Porto, me sentí solo, triste, algo cansado, y luego de 2 meses de viaje extrañaba México, extrañaba sentirme conectado con algo, con la vida, conmigo... así que emprendí el viaje a Santiago para conocer, quizá solo una tarde, una noche...

Creo que Paulo Cohelo entiende como yo, algunas cosas y les comparto el video

Cruce un largo puente al atardecer que une la frontera de España y Portugal y recuerdo que la mujer de adelante tenía un bello ramo de flores...mismas que me hacían estornudar y mientras todo eso pasaba  yo tarareaba el estribillo y quizá cantaba "México lindo y querido".

Luego de pasar las rías de Vigo y Pontevedra me encontré arrivando a mi destino, serían las 9 de la noche o algo así y busque un hostal que vi por internet... MONTE DE GOZO, pregunté como llegar y me sorprendió al llegar a ese lugar tan amplio, gigante, con una especie de pabellones que eran como las barracas de los NAZIS pero... mucho más lindas...jujuju, en esos pabellones había habitaciones con literas  unas de 8, otras de 4 y otras de 16 personas, una sala de baños y un área extensa de cocina, lavandería, una gran plaza y unos monumentales peregrinos de  bronce en lo alto de la colina, el lugar es moderno, cómodo y según recuerdo muy barato.

Dicen que el Mago de Oz y su "sigue el camino amarillo" se basa en Santiago, una Ciudad Esmeralda y rodeada de bosques, colinas verdes y un camino de piedra que viene sinuoso desde Flandes hasta el Fin de la Tierra... "Finisterre".

Esa  primer noche ELEGÍ  una de las cosas más antiyo, había un grupo de festivos hippies frente a mi habitación, un grupo con el que yo no me hubiese sentido cómodo, yo señor distante, o uraño no soy de esas personas que se relacionan con gran facilidad y desde el primer momento.

Ahí un grupo de unas 15  personas cantaban a Sabina, 2 Chicos de nombre Santiago, ambos líderes de un asociación ecológica  en defensa de Galicía, uno alto, guapo de brillantes ojos verdes y una apariencia de sobria y otro, de cabello largo, ondulado, barba y bigote que parecía más bien ser gitano del norte, una maravillosa chica de sonrisa amplia cabello rizado y ojos brillantes llamada Inma, una Danesa llamada Cristine de pelo rojo como nunca he visto, una chilena, un veterinario que viajó de Almeria y llego esa misma noche, un Portugues muy singular Antonio, fue soldado en Angola y ahora era una especia de peregrino constante en la vida, un alma singular, 2 madrileños de Vallecas Rafa y Carlos y  2 chicas catalanas que como yo acaban de llegar y claro un hombre temible de tatuajes en la cara y tal vez alguno y alguna más que no recuerdo con total cabalidad, ahí descubrí Pastillas para no soñar.

1 comentario:

  1. Qué hermosos recuerdos y reflexiones, Álvaro. Seguiremos atentos a la continuación :-). Besotes.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.