miércoles, 25 de mayo de 2016

Guerrero Negro... destinos para los 40,S

Y si buscaran un destino en México para descubrir y descubrirse a dónde irían? en este caso hoy investigo una de las ciudades más alejadas e inhóspitas de México... se trata de Guerrero Negro.

De entrada este lugar  me llama la atención porque ahí viven unos primos mío que no conozco, se encuentra en la frontera de los estados Mexicanos de Baja California y Baja California Sur justo en medio de la península frente al Océano Pacífico.

Esta población es bastante lejana de la Capital de la república vía terrestre y de la Paz, Tijuana, Los Cabos o Mexicali otras urbes de la región, pertenece al municipio de Mulege y tiene poco m+ás de 50 años, su fundación en 1956 por un estadounidense Daniel Ludwig que instaló una salina en las playas de la bahía ojo de liebre.

Dicha empresa hoy día es la más grande del mundo y exporta sal a países tan distantes como Japón, Taiwan o Australia. Dicha empresa es del Gob. de México en 51% y de Mitsubishi en un 49%.. claro que los mexicanos ni idea de los ingresos que esto nos representa.

Su nombre se debe al naugragio de un barco que contenía oro y plata a la entrada de la bahía el Black Warrior.

La población  no alcanza los 15,000 habitantes y recibe principalmente turismo en invierno cuando cientos de ballenas se desplazan desde Alaska para dar a luz en la Bahía Ojo de Liebre.

Posee apenas 3 hoteles, pero recibe también turismo de USA por  remolques y camionetas que buscar parkeaderos.

Aparte de sus salinas y la Bahía Ojo de Liebre, Guerrero Negro ofrece a sus visitantes el impresionante desierto del Vizcaino, sus dunas infinitas y las cercas sierras de San Luis y San Ignacio, playas vírgenes y claro una sensación de aislamiento que raya en una profunda soledad.

La población más cercana es Santa Rosalía a unas 2 horas y media en lado opuesto de la península en el Mar de Cortes y a unas 9 horas y media del Aeropuerto más cercano en La Paz, aunque desde Ensenada la distancia es de 2 horas menos por el norte, es justo de está ciudad que llegan la mayor parte de viandas a los aislados negroguerrerenses.

A VECES HAY QUE PERDERSE PARA ENCONTRARSE.




1 comentario:

  1. Impresionante. Parece uno de esos paraísos que buscan los que quieren perderse para encontrarse, como bien dices. Así de bello y tranquilo debería conservarse. Besos, Al.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.