viernes, 2 de octubre de 2015

Lo que le pasa a uno...Historias de oficina

La verdad es que a mi los cambios laborales, de  jefes me ponen muy acelerado, de por si soy una persona hyperactiva que no puede estar quieto mientras está despierto. Yo soy así a 100  y ahora 120Km. hr. y a veces me parece que trato de servir y ser tan PRO que puedo supongo empalagar, pero es mejor ser acomedido que flojo.

Por suerte recabando info encontré esto:
Sólo imagínese  trabajar durante muchos años en una empresa, tiempo durante el cual ha tenido una carrera exitosa, producto de su esfuerzo y habilidades y que, de pronto, una nueva persona venga a ocupar el lugar de su jefe.
    
Es por esa razón que se considera este tipo de cambio de mando como una verdadera transformación que crea primeramente incertidumbre ¿Qué pensará este nueve jefe? y chismes de pasillo y comentarios como el siguiente: “Ya verás como vienen los despidos”.

Incluso de forma involuntaria se puede criticar al jefe sin conocerlo con frases como: ""yo sé más que él", "tengo 20 años de estar en la empresa y llega él a ocupar mi puesto", "no es ni la mitad de lo que era mi anterior jefe".  Todos estos pensamientos solamente atraen intenciones negativas que construyen barreras y que pueden conducir al despido o a la renuncia. Entonces, qué se puede hacer ante esta situación?

Qué elementos se requieren para enfrentarlo?

La adaptación es la solución más recomendable durante este período de tiempo lo que requiere de disposición.

Es importante comprender que la persona que será su nuevo jefe viene con muchas expectativas sobre su nueva posición.  Por ello, se hace imperativo tener buena disposición en el proceso de transición.  De esta forma él podrá alcanzar sus objetivos y generar un cambio en su nuevo rol.

Además de ello, existen otros aspectos fundamentales que se deberán tomar en cuenta al momento de enfrentar una situación como la de tener un nuevo jefe.

Comunicación. Fomentar un clima laboral abierto donde reine la honestidad y confianza independientemente del estilo de gestión del nuevo jefe. Es importante adoptar la posición de mantener los canales de comunicación abiertos entre ambos. Tampoco resulta conveniente entrar en una gran confianza con el nuevo jefe y contarle chismes de pasillo, ya que podría ser  contraproducente para su imagen.

Diagnóstico:   Es necesario hacer un análisis de las funciones del jefe en los primeros 90 días, Para ello, se debe determinar cuáles son sus fortalezas, en qué consiste  su plan de trabajo,  brinde su ayuda y conocimientos. Es necesario recordar lo importante de ser proactivo de esta manera su nuevo jefe comenzará a valorarlo y tener confianza en usted.

Definición de objetivos. Toda empresa requiere para ser exitosa trazar objetivos a corto, mediano y largo plazo En este sentido, es necesario conocer con claridad cuáles son los objetivos y responsabilidades del nuevo jefe. Lógicamente el nuevo jefe tomará tiempo para adaptarse al trabajo, pero se deberá de observar por dónde se va orientando.

Feedback. Es fundamental la retroalimentación.  Cada vez que haya aprendido algo nuevo déjeselo saber, consulte con él diversos temas que organiza para saber si lo está realizando de la forma adecuada.  Puede que no esté de acuerdo con el punto de vista de su jefe en algunos aspectos, eso está bien, pero hágaselo saber, y por encima de todo use una comunicación honesta y asertiva.

Desarrollo de la carrera. Es necesario, después de un tiempo,  indicarle al nuevo jefe su intención de crecer dentro de la compañía mostrándole sus proyectos y la forma en cómo llegará a ellos.

1 comentario:

  1. interesante esto me va a servir mucho ahora que regrese de la chamba!

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.