viernes, 18 de septiembre de 2015

Pata de Palo...Viejos lobos de mar

En el amplio panorama gastronómico de Guadalajara, una ciudad cosmopolita y diversa hay sin duda muchas opciones, por lo que destacar en ese MAR de posibilidad, en ese OCÉANO de peculiaridades para el paladar es difícil, pero no es imposible, es así que descubrí una perla, una verdadera joya para pasar una velada inolvidable y se trata de Pata de Palo.

Dentro del corredor  gastronómico de López Cotilla 2019 se encuentra este singular espacio, a media cuadra de Centro Magno por la cera de enfrente, el lugar la verdad tiene un interiorismo muy en boga, maderas, luces tenues, verdes macetas con plantas que le dan vida y una barra de mercado dónde se exponen a los clientes los frutos del mar, salsas, mazapanes y otras delicias gourmet que el comensal también puede adquirir, de ahí que su denominación de Oyster Bar &Marquet.

Mi experiencia en el lugar comenzó con la llegada, pues debo decir que a pesar de estar en este momento intervenida la calle de López Cotilla justo la calle dónde se encuentra el Pata está libre de cualquier problema para estacionarse o circular, lo cual es un plus en está ciudad atormentada de momento por obras viales.

Lo primero que me ganó fue al llegar mi celular estaba casi muerto y me brindaron una pila para poder cargar mi equipo, así que el camarero la verdad tuvo un estupendo detalle.

Luego pedí la recomendación para un entrante y me sirvieron unos tacos de Pork Belly que me remitieron sin dudar a mis noches en Campeche y Yucatán pues su salsa pibil y presentación con cebolla morada la verdad me cautivo, estuvo en su punto. y bueno debo decir que fue un gran acierto el tip de camarero.

Como era de noche opté por uno de mis  #Favoritosdelavida... el calamar frito con salsa tártara y en efecto me sirvieron una buena porción, tanto así que la verdad quede muy, más que satisfecho pues es un entrante para compartir entre 2 o 3 personas y créame quedaran gratamente impresionados con el sabor.

Pero no podía quedarme con ganas de MAR así que el Chef Enrique M. oriundo de Minatitlán Veracruz  me hizo una tentativa invitación a probar unas deliciosas tostadas, y bueno chuparse los dedos es  poco con la impresión de mis papilas gustativas que quedaron en un orgasmo.

Acompañe todas estas delicias con una rica cerveza y luego con otra sugerencia de la casa un Gin Tonic llamado Antonieta que tiene la peculiaridad de que tiene pétalos de rosa, lo cual bueno, le da un vista y un sabor inusual pero muy, muy, muy rico.

En la oportunidad que tuvo el chef de charlar conmigo pues fue muy enrriquecedor, porque justo me explico que el Pata comenzó con 30 platillos y la carta se ha expandido a 45 y en sus 4 meses a tenido nutrida aceptación por parte del exigente público tapatio. Lo mejor es que combina la Tierra y el Mar, platos de inspiración mexicana, fussion, buen producto y alta técnica hacen que el comensal vuelva y recomiendo este lugar, su público es joven principalmente entre 25 y 35  con un horario de Martes a Sábado de 12 pm a 1am.

Lo que puede ver es que asiste gente guapa, joven, en un mood muy informal para reuniones entre amigos, alguna cita romántica o una comida informal de negocios, la especialidad de la casa son los ostiones, en concreto la variedad Kukamoto y la de Tampico que es producto fresco de la costa nayarita.

Sí desean una nueva y refrescante experiencia en GDL, los chicos de Pata de Palo son viejos lobos de mar en los fogones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.