martes, 4 de agosto de 2015

Desánimo... el mal del mexicano.

Hoy una epístola sobre uno de los males mexicanos EL DESANIMO... en un país dónde hablamos todo el tiempo de todo lo malo, y vivimos de queja sin acción, de la palabra vacía pocas veces acompañadas de hechos... el desanimo se convierte en un estado permanente.. que debe aclararse no es bueno, no es normal, y sobre todo no SIRVE DE NADA...

Lejanos eran esos días dónde aquel comercial de los 90´s decía... Pá que, tengo mi chamba, soy reteagusado... se acuerdan?

Ayer por la noche y hoy por la mañana, y en general todos los días escucho y veo noticias, es mi trabajo, he aprendido a contrastar la información, a ver que todos los medios de comunicación tienen una tendencia, una preferencia, una línea editorial, pero sin duda todos tienen una constante en México... INYECTAR EL DESANIMO según convenga a sus interés y actores políticos, económicos o culturales afines o enemigos.

Una de las palestras dónde se pintan los mejores cuadros del desanimo mexicano son las redes sociales, sobre todo en ciertas franjas de edad, en concreto llama la atención como hemos ido creciendo a través de las generaciones en una sociedad apática, paternalista que busca que alguien más les genere riqueza, bienestar... y si no lo logran todo es culpa del SISTEMA; Claro que la pobreza en México tiene que ver mucho con una sociedad muy desigual, clasista, que da pocas oportunidades de crecer o salir avantí a millones de pobres rurales, indígenas y marginales, pero los que si han podido y pueden estudiar, trabajar y viven en la clase baja, media baja, media y media alta viven en un DESANIMO que poco o nada ayuda a mejorar.

Tristeza, pérdida de interés, fatiga y dificultad para concentración

Estas son características de la población en México, al menos de población económicamente activa, tanto así que ayer la primera encuesta de los mejor posicionados para la presidencia el 2018 apunta a AMLO como el favorito...

ES EN SERIO? pues si, pero también es por quien muchos no votarían, es como nuestro Donald Trump sus declaraciones en apoyo del Piojo, de la CNTE etc. etc. pone a pensar que sería de este país si llegará a la presidencia.

El desanimo a posicionado a la esposa de Calderón y sus miles y miles de muertos en segundo lugar y a Mancera en tercero y miren que Mancera la a cagaó y bien cagaó en la capital.

En la psicología del mexicano y sus motivaciones un LIBRO BÁSICO, que debería de ser de texto para los niños en secundaria hablan de nuestros deseos, nuestros males congénitos y nuestras causas profundas.

Un ejemplo es que el mexicano y sobre todo las mexicanas cuestionan cualquier cosa buena que les digas, desconfiamos de quien confía en nosotros, nos respeta o nos habla bien y de buenas.. tal vez una reminisencia de las tácticas de los conquistadores usados por la Malinche, la LENGUA, y es que sin el poder de su palabra nuestra historia sería distinta.

Doña Marina prometió, Marina envolvió y utilizo las creencias de los pueblos mexicanos en su contra, su hospitalidad, su respeto a las tradiciones, a la naturaleza y a sus Dioses, aunado a la peste, la crueldad y la destrucción del mundo indígena los mexicanos caímos en el desanimo, uno del que parece nunca podremos salir.

Es cierto que este país tiene problemas, pero muchos de estos problemas no son SOLO DE MÉXICO, son parte del mundo globalizado, el peso a perdido poder, pero en contraste podemos exportar en mejores condiciones, el petroleó a caído en sus precios, pero hoy la industria mexicana es mucho más diversa, hay más pobreza pero la tasa de esa pobreza coincide con la de natalidad. Es claro que podemos pensar quejar y decir mil cosas... que nuestro presidente es un P... y que los demás políticos también... pero hay muy poca gente que hace participación ciudadana y se involucra, una sociedad apática, quejosa de closet y desanimada es la mejor manera de premiar al gobierno.

Aquí una semblanza del desánimo.


DESÁNIMO


Sentimiento de falta de energía y vitalidad debido a una causa física o psíquica, conocida o desconocida, que se vive como algo negativo. Pertenecen a esta misma familia el decaimiento, el abatimiento, la desgana, la desmoralización.
Ante el esfuerzo o el dolor uno puede mantener el esfuerzo, resistir, aguantar o claudicar (ceder, resistirse o someterse). El desánimo nos lleva a renunciar, a flaquear y a desistir ante una situación determinada. La persona que se siente desanimada no encuentra el impulso para actuar, para mantener una actividad ni para esforzarse. El desánimo alargado en el tiempo, el desánimo patológico o carencia total de impulso y vitalidad, correspondería al estado de depresión e iría asociado al sentimiento de impotencia, total o falta de control.

Una mala noticia, una carga excesiva de trabajo, un problema muy grande nos cae encima sin previo aviso. Tambaleando, sólo nos queda una solución viable: dejarlo todo y refugiarnos en el colchón de plumas.

El antónimo del desánimo es el ánimo.

A veces cuando una persona siente desánimo uno se acerca y le dice:- "Vamos, anímate" o "No te desanimes"-. En muchos casos estos comentarios no ayudan a esa persona y pueden fomentar sentimientos se culpa por el hecho de sentirse como se siente.  Es importante evitar fórmulas que prohíban sentir.

Para prevenir el estado de desánimo o aprender a controlarlo es muy útil trabajar y fomenter la automotivación. La persona automotivada es capaz de encontrar dentro de si misma los recursos necesarios para enfrentar y controlar el desánimo.






5 comentarios:

  1. Es como volvernos a educar quitándonos los viejos vicios.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Abrazos bienque adoraderrima.. es cuestión de eso, de reducarnos.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que cuando estaba en clase y vivia en New York, hubo una conversacion entre mis compañeras que parecía consistir en quién se quejaba más de su país. Todas decían "no eso no es mada, en mi país se hace esto, aquello". Es el latino en si el que le encantq quejarse, llama a otra persona sólo para seguirse quejando. La situación que has descrito en México, es la misma aquí en Perú y sé que así también piensan los argentinos, los brasileros, los venezolanos (que son los más cagados). Y según he estado leyendo, efectivamente este mal viene de nuestros padres porque a ellos se le enseñaron a pensar en poco y quejarse y es una cadena que se rompera cuando uno forje un eslabón diferente al resto.

    Las noticias son lacra, no me gusta verlas sólo amargan mi existencia (y como tengo cursos de periodismo en la facultad me obligan a estar enterado, pero yo me libro de esas ataduras). Hay que mirar el lado bueno en vez de malo... claro un pequeño bajon está permitido (a mí me ha pasado), pero una vez recuperado la cuesta es cuesta arriba.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, quizás no es sólo un sentimiento exclusivamente mejicano, Álvaro. Entre los portugueses se da mucho lo que ellos llaman saudade, aunque no es exactamente lo mismo. Creo que la cultura católica debe también influir en ello, fomentando la resignación en vez de la acción. Estoy de acuerdo contigo en que muchas veces el desánimo es inyectado en el pueblo, como una especie de opio, para mantenerlo dominado. Durante la última crisis financiera los medios de comunicación repartieron mucho desánimo interesado. Y también pienso que la cura para el desánimo es el ánimo, aunque cueste encontrarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Robert me gusta como escriben Mejicano... La saudade es más una melancolía, una nostalgía de lo que fue y ya no es, de la distancia, del olvido... actualmente aquí hay tanta critica a todo que ya uno sabe en que o en quien creer.

    Erik sin duda México y el Perú son muy similares.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.