jueves, 25 de junio de 2015

Otra vez el Cavernal... Epistola a Juan Sandoval y las huestes del yunque.

Cuando oigo al Papa Francisco su palabra parece alimentar mi espíritu, me parece un buen hombre, que genera empatía, confianza , un hombre sagaz, inteligente con carácter  pero con mesura que sabe que decir y a quien decirlo, busca una iglesia incluyente dónde TODOS son hijos de Dios y no hay de primera o segunda clase.

Por el contrario oír a Juan Sandoval y verlo me parece  todo menos un hombre de Dios,  uno TIENE la cara con que se nace hasta los 30 y después la que se merece. Sus gestos, las marcas de tantos años, su voz, su presencia atemoriza, bien podría salir en un filme de terror  satánico  como el malo malísimo y se la crees., Un hombre que ha vivido en el lujo y conviviendo con potentados muy lejos está de la imagen de un pastor.

Esto viene a colación porque hoy la comunidad LGTB lo ha demandado luego de que  de la forma más AGRESIVA, arcaica y retrograda y casi utilizando gestos nazis incitará a los católicos a manifestarse en contra de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación  en favor del reconocimiento de matrimonio entre iguales y cuestionando  el artículo primero que  consagra el derecho fundamental y humano a no ser DISCRIMINADO por ninguna causa, ya sea credo, etnia, raza, minusvalía, ideología, preferencia sexual etc. etc.

TOTAL señor Cardenal sí no le gusta el matrimonio entre mujeres o entre hombres no se case con uno.

Hablar del "peligro" a la familia, del ejemplo, de valores es una falacia pues al menos yo conozco miles de heterosexuales con hijos  que son verdaderos irresponsables, infieles a sus parejas, violentos, adictos y un sin número  malos hábitos que no los hacen buenos ESPOSOS o ESPOSAS  y menos aún mejores padres, versus sé de gente de mi entorno comprometida con alguien de su mismo sexo, con relaciones estables, amorosas, duraderas, capacidad económica, valores, fuerza de voluntad y compromiso genuino con el otro, que bien son mejores cónyuges y formidables padres.

Hablar de homosexuales es meter al 10% de la población en un solo saco, es decir 700 millones de personas, todas diferentes, crecidas, criadas, en culturas completamente disimiles, no se puede generalizar ni culparlos de los males y hasta del pecado original, como no es justo decir que todos los curas son pederastras, ni todos los homosexuales son amorales.

Incitar a los católicos a manifestarse en contra del amor entre las personas me parece un despropósito, Acaso hizo lo mismo cuando Marcial Maciel y otros tantos  abusaron durante generaciones de niños, adolescentes y jóvenes?, Eso no le parecía digno de  una manifestación  multitudinaria?  está  GENERALIZANDO y ello conlleva que paguen justos por pecadores.

Hay personas que no son candidatos a un matrimonio o a una adopción pero NADIE puede coartar su derecho, menos  una confesión  en un país como México de LEYES y son  las leyes quienes determinan los derechos y obligaciones, no son juicios morales a modo  y no  son solo para los católicos, hay ateos,  hay evangelistas y otras muchas iglesias y etnias con  creencias milenarias que merecen su RESPETO.

Señor Cardenal retírese a la oración y encuentre en DIOS las respuestas y no en juzgar a las personas.

1 comentario:

  1. Todas las personas tenemos el derecho a manifestarnos pero las manifestaciones lideradas pr el cardenal son infundadas; ¿Cómo pueden ser tan hipocritas y olvidar los miles de casos de pederastia?, si nos basamos en justicia y nos regimos por las normal que rigen a la iglesía ellos han cometido incluso muchos mas "atrocidades" como se atreven a llamar a las personas homosexuales.
    Citando a Benito Juárez : " El respeto al derecho ajeno es la paz"
    Te mando un abrazo enorme y nos leemos :3

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.