miércoles, 29 de abril de 2015

Mustang... El Reino olvidado.

Pocos o casi nadie conocen la existencia de Mustang y la palabra solo la asocian al popular modelo de automóvil (mi favorito por cierto) pero deriva de un lugar recóndito, mágico, alejado,  se encuentra en Nepal, en las faldas de los Himalaya.

Ahora con la avalancha de información y las de nieve que han puesto a Nepal en los ojos del mundo luego de terremoto del pasado sábado he conocido de su existencia y hoy se las comparto.

Mustang fue un reino vasallo hasta hace muy poco, un territorio  semi independiente como lo es Mónaco, Liechestein o Andorra, posee solo 3 ciudades y se encuentra entre China y Nepal, siendo parte de este por un pacto confederado, hoy provincia, su ciudad capital es Lo Mantang, cuenta con una veintena de villas y monasterios que se descuelgan de las escarpadas montañas, hasta el año 2008  que se abolió la dinastía monarquica nepalí tuvo autonomía jurídica, su Rajá gobernante era un oligiarca local con una férrea estructura social derivada del sistema de castas, solo unas pocas familias ostentaban el poder y podían emparentar con su soberano.

Este reino data de 1930 y desde entonces hasta 2008 por  casi 800  años fue un reino que guardó ciega obediencia a su Rajá y continuidad monárquica.

El primer occidental en llegar al Mustang fue el geólogo y explorador suizo Toni Hagen, quien en 1952 realizó una breve visita al reino durante uno de sus viajes al Himalaya.

El francés Michel Peissel es considerado el primero en pernoctar en la capital (Lo Mantang) en el transcurso de su expedición de 1964, cuando por vez primera se dio autorización para visitar ampliamente el reino.

Su idioma es nepalí y el tibetano,  el budismo y es la religión que profesan la mayoría de sus 9,000 habitantes, sí en efecto esa es su población y tan solo tiene 1200 km. cuadrados, sin embargo de esa cantidad hay que recordar que las montañas ocupan el 80% de su territorio.

No obstante su particular belleza, sus paisajes y lo inhóspito del reino hoy comienza a atraer a extranjeros, aunque su sociedad sigue siendo muy cerrada y tradicional, mucho más que la nepalí en Katmandú o la Sherpa acostumbrada a los alpinistas que buscan cumbres como el Everest.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.