jueves, 5 de febrero de 2015

Rafael Sanzio

Rafael Sanzio es uno de mis artistas favoritos de la vida, se une a otros nombres como Dalí o sus contemporaneos Leonardo o Miguel Angel y claro Donatello y  no hablo de las tórtugas ninjas, de hecho a mis alumnos así les explico el tema, y es que hoy día se conoce más a la serie animada que quienes les dieron su nombre, los 4 genios del Renacimiento y agregaría a Sandro Botichelli, aunque supongo Sandro no era un nombre americanizable.

Rafael nace en mi cumple, o yo en el suyo un 6 de Abril de 1483 y muere de 37 años en 1520 un 7 de Abril, Nació en Urbino y muere en la eterna ROMA. Curioso es que nace y muere un Viernes Santo.
Foto inspirada en el estilo rafaelesco..


Su talento lo hereda de su padre, también pintor, aunque uno modesto que no alcanza éxito, sin embargo ese nacer y crecer entre pinceles es lo que hoy diríamos estimulación temprana, y ya de niño era considerado GENIAL, debido a ello fue promovido desde adolescente a talleres de grandes artistas entre ellos Miguel Ángel.

A los 25 años obtuvo su primer encargo oficial, la decoración de las Estancias Vaticanas, donde pintó algunos frescos como la fenomenal Escuela de Atenas.

Pero durante los papados renacentistas previos al barroco impuso en la ciudad eterna su estilo, por lo que Miguel Ángel celoso despotrico siempre contra el.

Rafael además fue considerado el más bello joven de la Italia renacentista, y esa belleza le abrió puertas y envidias, además de una excelente educación caracter y modales, lo cual lo llevo a ser el favorito de papas como Julio II, papas Mediccis,, incluso se dice fue el amante de cardenales y potentados.

Apoyando esta teoría de real amante se le ve en este autoretrato con tintes homoeroticos.
Sus obras representan el paradigma del Renacimiento por su clasicismo equilibrado y sereno basado en la perfección de la luz, la composición y la perspectiva.


Algunas celebres obras (El sueño del caballeroLas tres Gracias), las más celebradas son sus variaciones sobre el tema de la Virgen y la Sagrada Familia. Los personajes sagrados, dotados de cautivadores toques de gracia, nobleza y ternura, están situados en un marco de paisajes sencillos y tranquilos, intemporales. En estas telas, Rafael da muestras de su inigualable talento para traducir a un lenguaje sencillo y asequible los temas religiosos. Su maestría en la composición y la expresión y la característica serenidad de su arte se despliegan ya en plenitud en la Madona del gran duqueLa bella jardinera o La Madona del jilguero, entre otras obras.

La bella jardinera, de Rafael
En 1508, el papa Julio II lo llamó a Roma para que decorara sus aposentos en el Vaticano. Aunque contaba sólo veinticinco años, era ya un pintor de enorme reputación. En las habitaciones de Julio II, conocidas en la actualidad como Estancias del Vaticano, Rafael pintó uno de los ciclos de frescos más famosos de la historia de la pintura.
Entre 1509 y 1511 decoró la Estancia de la Signatura, donde pintó las figuras de la Teología, la Filosofía, la Poesía y la Justicia en los cuatro medallones de la bóveda, para desarrollar de forma alegórica estos mismos temas en cinco grandes composiciones sobre las paredes: El triunfo de la EucaristíaLa escuela de AtenasEl ParnasoGregorio IX promulgando las Decretales yTriboniano remitiendo las pandectas a Justiniano, estas dos últimas alusivas a la justicia. En un espacio de gran amplitud, organizado con un perfecto sentido de la perspectiva, Rafael dispone una serie de grupos y figuras, con un absoluto equilibrio de fuerzas y una sublime elegancia de líneas. No se puede pedir mayor rigor compositivo ni un uso más magistral de la perspectiva lineal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.