jueves, 12 de febrero de 2015

Código Enigma... Hoy en Dios me habla en las películas.

Qué puedo decir, este año los Oscar tienen una fuerte competencia, pues no sé a que pelí irle, si a mi adorado Hotel Budapest con Ralph Finnes, el Birdman de Iñarritú o la asombrosa y puedo decir estremecedora Código Enigma (The Imitatión Game).

En todo caso, lo que sí puedo decir es que quede profundamente conmovido de principio a fin, la pelí que narra la vida de Alan Turing el padre de la computación  muestra su labor importantísima durante la segunda guerra mundial, un hombre que cambio probablemente el destino del mundo, una "Máquina" humana.

Si bien la pelí podría ser una más de las cientos de pelis buenas sobre la segunda guerra mundial, no habla de Héroes, no habla de sobrevivir, de adversidad y miseria humana en el campo de batalla, es más bien un retrato de las pequeñas cosas que nos forman, nos dan identidad, un relato sobre la verdad, la mentira, los secretos y el valor.

Alan Turing es un personaje histórico del cuál poco conocíamos, pes su vida estuvo bajo secreto clasificado por más de 50 años. Benedict Cumberbach interpreta al célebre matemático de manera formidable su actuación fantástica y para mi sorpresa también de Keira Knightley, el guión debo decir buenísimo con saltos al pasado y futuro del  protagonista, que decir del vestuario, ambientación y fotografía.

La pelí es una de las nominadas a más premios y su coste fue de 15 millones de dolares recaudando hasta el momento casi 150 millones.

La pelí la verdad es que toca muchos temas, primero el acoso escolar Bulling, es una declaración de intenciones sobre el VALOR de ser DIFERENTE, extraordinario, el peso en la vida de de tener secretos y vivir ocultando quien uno es, y la hipocresía de la sociedad británica  durante la primera mitad del siglo XX, temas como los derechos de las mujeres, de los homosexuales y el valor de la vida se ven expuestos.

Debo decir que Llore como pocas veces lo he hecho en el cine, porque aunque no soy un genio, me sentí muy  identificado con Alan, porque de alguna manera siempre he vivido ese ostracismo, esa DIFERENCIA y segregación por ser de niño "sabiondo", ser frágil y debilucho, ser gay, y entre los gay por ser demasiado a fin a las artes, las ciencias y la cultura y entre los gays culturaloides demasiado frívolo, guapo y sociable de manera que  nunca ENCAJO. Sin embargo quizá ello me permité ser más amplio y como diría Robert una Alvaropedia que lo mismo hace un post de moda, que uno de buenorros o me meto en las honduras de la filosofía, la religión y la política.

Sí no la han visto caris seguro les conmovera, en especial supongo que a mi queriderrimo Panchoso.

Debo decir que Dios sin duda me hablo en está pelí, pues he estado de muy mal humor desde hace unos días, irritable y sobre todo tristosoide, porque a veces siento que ya no encajo en ninguna parte y me gusto pensar en que soy EXTRAORDINARIO y que eso es malo, tiene su parte muy positva, y destaco la frase de la pelí.. de esos Diálogos que solo Dios y yo tenemos:

 "“a veces son aquellos de quienes no te imaginas nada quienes hacen aquello que nadie puede imaginar” .

4 comentarios:

  1. Eres la segunda persona que habla sobre esta película... llama la atención, sobre todo cómo éste hombre fue menospreciado por el hecho de ser gay

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Si cari es genial ya la sentí un poco mi biografia...jujuju.

    ResponderEliminar
  3. Es muy correcta la película y con algunas fallas... Pero me gusto y me conmovió cuando se rompe Alan ¡ caray que buen actor es benedict creo que lo amo

    ResponderEliminar
  4. Si Benedict es buenerrimo, además con esa cara tan rara es imposible no recordarlo, aunque debo decir que Alan Turing estaba de buen ver.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.