jueves, 29 de enero de 2015

3°era parte., Para conocer Andres un mes, para conocer París sin pris...a...

Pues volvemos a París, 2003, hace 12 años, yo un mocosete de 25 años bonito, acuerpadito, tipo morisco de ojos verdes penetrantes y cejas pobladas y unos labios como pá comerse a besos...jajaja(sí no me lo digo yo quién?) era Enero y comence a explorar una ciudad con el Sr. Oscuro y con Eri., El Sr. Oscuro estaba amargado, triste y ese viaje que para mi era todo alegría, ilusión y conocimiento para él era un viaje de "despedida" para mi era un nuevo COMIENZO, y cuando 2 personas están en sintonías tan diferentes el resultado siempre será desastrozo.

Yo creo que la vida es una, y es asombrosa y bella y estar con alguien que teniendolo todo se queja de que nada le satisface es cansino, y tal vez yo también he vivido en la queja, pero no en la eterna queja (he tenido solo LAPSUS), pues no hay peor vicio que el vivir autocompadeciendose, victimizandose, en la envidia y el egoismo.

En esos casi 28 días que pase en la capital francesa conocí mucho, explore barrios, lugares, comidas, entornos, y haciendo un ejercicio de  memoria  hoy haré un pequeño tour por algunos de esos sitios que se convirtieron en mis favoritos, y contaré alguna anécdota sobre ellos.

La Iglesia que más me gusto de País fue San Eustaquio en la zona de la encrucijada de metro Chatelet-Le Halle,  sí bien todo el mundo habla de Notredame como la máxima expresión de gótico en la ciudad luz yo prefiero esta Iglesia, enorme, creo que parte de esa belleza monumental se debe a la explanada dónde antiguamente se encontraba el mercado de Le Halle.
Otro sitio que me parecía de una belleza especial son los muelles en el Sena, ese río  que parece una melena rubia y es que les quiero contar que algo que me causo asombro es el color de la tierra en París, que es de un AMARILLO muy singular, un color  como beige paja como cuando se tiene diarrea, sí se que no es agradable, pero juro que es de ese color.

Y los muelles del Seine son lugares ideales para sentarse esas amarillas arenas y recostarse, ideales también para darse un beso, como el de mi último Tango en París y es que estando justo en uno de esos muelles conocí un Argentino de unos impresionantes ojos azules y tras charlar un rato nos dimos unos  ricos quicos jujujuju... sí ya sé, yo en INTENSO, de no haber hecho un frío que se acercaba a los 0°  no se que hubiera sido de mi...jajaja.

Pero no solo es romance o calentura los muelles, las vistan son asmbrosas, un rico baño de sol, que toman mucho los franceses al menos rayo del astro Rey y es que sí bien nos imaginamos por las fotos una París de cielos azules, en realidad de esos 28 días solo vi el SOL unas 5 veces  en claros de media hora y solo hubo un día sol y parecía de 20watts.

Jourdaine

En los alrededores del metro Jourdaine se encuentra la primer iglesia quye vi, y debo decir que sería uno de los lugares dónde me gustaría vivir en París, no tan turístico, no tan centrico, pero cerca de todo, y las torres de  dicho templo me recordaban mucho a las de la catedral de Guadalajara, y debo decir que luego a los años supe que era hogar de Eric Brossard.
Vincennes

El Chateu de Vincennes fue también otro de los lugares que conocí, debido a que la primer semana estuve con Eric en Montmartre, pero el tuvo que viajar a Montpelier a visitar a su madre, de manera que luego estuve unos días en un hostal  entra la Republique y la Bastille para terminar mis días en París en un apartamento de una amiga del Sr. Oscuro en Vincennes, un lugar bellísimo.

El Bois y Chateau de Vincennes (bosque y castillo)  se encuentran en la periferia de París, una zona residencial de clases medias que tiene mucho encanto, el Castillo es precioso, con una capilla que me encanta gotica, era una construcción que sirvió como palacio real en el medievo y tiene una fortaleza militar con fosos que la hacía un bastión inexprugnable.

Su bosque es parte de la zona de caza del palacio en torno al cuál se pobló la ciudad de Vincennes entonces a varias leguas de París, hoy se encuentra fuera del periférico pero conurbada. Dentro de dicho bosque se encuentra el Zoo de París.

Recuerdo que en TODO París solo hay como 3 puestos de comida callejera( Que en México hay miles y miles) y era una extraña hamburguesería que también habría de noche Emannuelle, lo curioso es que tanto los hotdogs como las hamburgueses son completamente distintos que en México y todo lleva mostaza Dijón.

Cintinuará....

6 comentarios:

  1. Se ve que te enamoraste de Paris, verdad?

    ResponderEliminar
  2. Me enamore en París y de París, aunque un amor debo decir que solo de paso, porque vivir ahí es duro, sobre todo el clima.

    ResponderEliminar
  3. paris es hermoso! a ami me gustaba ir al sena, igual a sacrecoer a picnear ejejej aww, lindo

    ResponderEliminar
  4. Qué maravillosa esta aventura parisina, Álvaro, en todos sus detalles. He leído los tres capítulos y me parecía estar leyendo una narración de Karen Blixen, por esa mezcla de lo sentimental y lo introspectivo con la descripción geográfica. Pura poesía. En esta parte me ha gustado mucho eso que dices del color de la tierra, es algo de lo que no se habla habitualmente, y ciertamente los colores de las tierras, junto con los olores, dicen mucho de los lugares, y cada uno es distinto. Precioso. Felicidades. Besos, Al.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.