martes, 2 de diciembre de 2014

Juana y Felipe.. ni tan Loca, ni tan Hermoso.


Ahora que está por extinguirse ISABEL la serie de RTVE sobre la vida de los Reyes Católicos crteo debería de comenzar JUANA.

Y es que Irene Escolar y Raúl Mérida que entraron en está III temporada a coprotaghonizar la serie lo han hecho tan bién o incluso mejor que Michelle Genner y Rodolfo Sancho, pues en relativamente pocos capítulos nos han enganchado, y es que la historia de Juana la Loca y de Felipe el Hermoso, es verdaderamente un culebrón que me tiene en vilo.

Respecto a Juana creo que se le ha juzgado con demasiado rigor en la historia, además que recordar que su abuela la  madre de Isabel también sufrió de lo que hoy pensariamos ezquisofrenia. Mientras que Juana en realidad fue una mujer muy maltratada.

Ahora que estamos en la semana en contra de la violencia de genero podriamos colocar a Juana De Aragón y Castilla como una víctima de los hombres, de la ambición de aquellos que la rodearón y el estar cotinuamente entre la espada y la pared, lo que en psicología se podría denominar un caso de doble vinculo.

Juana siendo una adolescente a Flandes para casarse con Felipe, hijo del emperador Maximiliano como parte de un tratado llamado la liga santa que tenía por objeto frenar y rodear a Francia, así la princesa que no estaba destinada a reinar pues Isabel primero y luego Juan fueron los herederos a la Corona por nacimiento, y al morir el príncipe de Gerona volvió a Isabel su rango de heredera y parir hijo varón la idea de que Juana reinará era remota.

Si bien Juana fue educada en el rigor de la corte castellana y bajo la observancia de la Reina, sus hijos mayores eran en quienes se ponían las esperanzas del los reinos.
Debido a ello al viajar a Flandes su preparación emocional para manejar el peso de la corona era menor, dicho viaje fue desde un principio una similitud con lo que sería su vida posteriormente, y es que vivió un temporal que hizo que a penas si llegará sana y salva, pero se perdió su ajuar y fu recibida por la familia de su esposo con una frialdad y distancia que  vulneraron aún más la llegada de Juana a la corte flamenca, pues desprovista de lo básico y con un cortejo disminuido Felipe no la recibió.

Más al ver a Juana de apenas 16 años se sintió atraido vorazmente, pues Felipe a pesar de no ser tan hermoso como su nombre lo dice era un gran deportista, y con un desenfranado gusto por el sexo y la seducción, en Flandes y Borgoña era conocida su afición a gran número de damas. Un macho alfa como diriamos hoy.

Juana y Felipe se casaron a prisa para consumar el amor, viviendo un fogozo romance Felipe y Juana se veían por todos lados y ella se convirtió en su sombra, pero pronto quedo embarazada, y Felipe perdió  el interés pues encontró en otras damas de la corte placeres.

Juana entonces comenzo a tener episodios de celos y de reclamo, además que el nacimiento de Leonor molesto a Felipe que esperaba un varón, quien la trataba con más y más despreció y le molestaba la actitud  persecutoria de la princesa, incluso se afanaba en provocarle aún más celos.

En realidad Felipe era un clásico maltratador, pues se dedico a cortar todo vínculo con sus padres, dejo morir de hambre a sus corestanos y sirviente traidos de Castilla y se aseguro de aislar a Juana, lo cuál la dejo en un país extranjero sin apoyo, sin su idioma, y sin nadie que le escuchará o interviniera defendiendola ante su marido.

No debe extrañar que ante tan insólita afectación, los cortesanos empezasen a sospechar del equilibrio anímico de la futura soberana, comenzando a tejerse la leyenda que la acompañaría en la posteridad. 

Las crónicas señalan una mejora en las relaciones entre ambos cónyuges a partir del nacimiento de Carlos. No falta quien achaca el acercamiento de D. Felipe a su ambición, las circunstancias le colocan en disposición de reinar en España: D. Juan, hermano mayor de la princesa muere en 1497, un año más tarde corre igual suerte la siguiente hermana, Isabel; por último, el hijo de esta, el infante Miguel de Portugal fallece en 1500. Los desgraciados sucesos convierten de forma automática a Juana en heredera de las coronas de Aragón y Castilla. Fruto de la nueva luna de miel es el tercer alumbramiento: en 1501 viene al mundo Isabel, que llegaría a ser reina de Dinamarca tras su matrimonio con Christian II.

Pero tras un desastrozo viaje a España para jurarse herederos a la muerte de Miguel de la Paz su sobrino la relación entre sus padres y Felipe ponen una vez más a Juana entre la espada y la pared, sus padres le exigen lealtad a Castilla, mientras su esposo Felipe aliado de Francia aún encontra de su padre Maximiliano  la usa para su alianza con Luis XII.

Felipe vuelve a Flandes dejando a Juana embarazada, lo cual provoca una nueva crisis y escalada de episodios de ira, rabia y depresión.

Isabel y Fernando ven entonces que Juana no es apta para reinar, pues antepone sus  deberes por el amor enfermizo de su esposo,  y deciden desingnar a Fernando como regente de Carlos I futuro Rey de las Españas.

Al morir en 1504 Isabel, Juana viuelve a la corte Castellana, y se le muy mejorada, pues Felipe en vez de empeñarse en eloquecerla más o en provocar sus celos le tiene consideraciones, hasta que vuelve a las andadas.

La guerra entre Fernando y Felipe pone una vez más en medio a Juana, quién tras periodo de tranquilidad vuerlve a tener lapsus de locura, probablemente depresión.

Así Felipe logra el apoyo de los nobles de Castilla para declarar loca a Juana y quitar la regencia Fernando, ello ocurre en 1506 a mediados,  y para septiembre Felipe cae enfermo de fiebre por "tomar agua fría" luego de un partido de pelota en Burgos,  falleciendo apenas unos días después, con la cuál el reinado efectivo fue de tan solo 3 meses, para muchos Mala Suerte, para otras lenguas viperinas producto de un envenenamiento.

Pero su muerte no acaba con la Locura de amor de Juana, al contrario, la vuelve de conocimiento popular,  pues La Reina viuda comenzó un peregrinar por todo Castilla en pleno invierno con el cuerpo de su marido rumbo a Granada.

Pese a que se dice que Felipe no amaba a Juana y ella tenía lapsus de amor y odio hacia él, lo cierto es que su vida sexual fue intensa, al parecer porque Felipe era  más que bello un hombre de buena constitución física y gran apetito sexual, pues solo con Juana tuvo  7 hijos 6 de ellos  vivos y que llegaron a la edad adulta en  10 años.

Sus 6 hijos fueron piezas claves en el siglo de oro, pues gobernaron prácticamente todo el mundo,  Leonor quién sucedería a sus tías Isabel y María en el trono de Portugal junto a Manuel I y luego esposa de Francisco I de Francia. Carlos Emperador de las Españas, las Indias y  Flandes, Borgoña, Aragón y Sicilia y el Sacro Imperio Romano.

Isabel Reina de Dinamarcacasada con Cristian II cuando aún Noruega y Suecia le pertenecían, Felipe  Archiduque de Austria, rey de Hungría y más tarde Emperador del Sacro Imperio Romano que Carlos V le cedió.

Y las pequeñas María y Catalina, María fue Reina de Croacia, Bohemia y Hungría. Y Catalina que nació hija póstuma de Felipe y compartió la prisión de su madre luego de  la muerte de Felipe y por orden primero de Fernando y luego de Carlos en Tordesillas, solo salió para casarse con el Rey de Portugal  Juan III.

Juana sobrevivió a casi todos, pues murió a los 76 años  de edad  tras casi 50 años de encierro.

Actualmente se sabe que si bien tenía probablemente algún trastorno bipolar o ezquizofrenico era moderado, pasando por periodos de lucidez total, era muy inteligente y se cuenta que gran parte de su locura de amor también era uhn medio para controlar a los demás y para escaparse de las responsabilidades de gobierno, pues nunca le atrajo el poder. prefería descansar y dormir y le aburrian los consejos de gobierno y los actos religiosos.

2 comentarios:

  1. Interesante como siempre, yo de curiosidad busque los cuadros y pinturas del tal Felipe! Y la verdad que ni se le veía regio ni hermoso! Y a la pobre Juana en estos días se le podría haber medicado muy bien y hubiera hecho su vida tranquila y serena!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que Juana en realidad era una mujer celosa como muchas que abundan, pero.. el hecho de estar en la política y sobre todo llamada a Reinar cuando no fue educada para ello fue lo que la volvio "loca" ante los demás, según sus intereses.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.