martes, 3 de junio de 2014

De Letizia en GDL y en Tlaquepaque

Pues hoy he checado esta nota en Milenio que habla acerca de cuando la que será en unos días Reina de España fue mi compapera de trabajo y de desayuno en el periódico dónde trabaje hace ya unos, muchos ayeres, y dónde viví interesantes anecdotas recorriendo cenadirías, restaurantes, antros, museos, galerías y etc. con amiga Berths para el suplemento Tentaciones del siglo XXI, les dejo este post, reportaje que habla de ello.

De letizia recuerdo muy bien alguna conversación , alguna noche de fiesta en un bar ubicado en Hidalgo de rock y claro los desayunos en la fonsdita de enfrente del periódico en Washington y con las Corajes a unas cuadras del periódico y junto a las vías del tren, era bella y alegre y me parece una mujer completamente distinta a la que hoy ers, entonces me gustaba más, yo creo que porque su  veta de periodista le da mucha luz, y ahora siendo princesa se le ve muy seria y un gesto muy adusto, cuando ella era sonriente, amable y además tenía tremendas curvas, guapa sin duda, con una belleza  que  no captan las cámaras, en fin tengo solo bonitos recuerdos de Letizia, a quien más de una vez vi bailar y disfrutar tanto de la noche profunda como del trabajo, un gran talento y sin duda una visión y un empuje que hoy la tienen  en el lugar donde  está.
..............

Martes, 03 Junio 2014 15:06 

La futura reina Letizia Ortiz llegó a Guadalajara en 1996 para estudiar un posgrado, pero fue en una redacción mexicana en donde descubrió que lo que le interesaba era el periodismo.

En 1996, el entonces subdirector del periódico Siglo XXI, Diego Petersen, conoció en la fiesta de unos amigos españoles a una chica guapa de 24 años que le dijo, sin miramientos, "me gustaría tener una oportunidad" en el diario.

Letizia Ortiz, comunicóloga recién egresada de la Universidad Complutense, había llegado a Guadalajara a estudiar un posgrado y había trabajado como edecán de una marca de cigarros que ya no existe.


La joven prefirió estudiar el posgrado en México que en Argentina porque tuvo un novio argentino que le caía muy mal, cuenta el periodista.


Petersen le dio la oportunidad que buscaba en México. La joven española comenzó a trabajar como pasante de reportera, cubriendo exposiciones de arte e inauguraciones de restaurantes para el suplemento Tentaciones, que salía todos los viernes en Siglo XXI.


Al llegar a la redacción, Letizia sobresalió casi inmediatamente por su dedicación al periodismo de calle, ese que obliga a conocer, ver y vivir la noticia fuera del periódico. Y sí, también por su belleza.


Sus compañeros la recuerdan como una mujer inteligente, alegre y apasionada. Le suman una virtud más a la lista: la reportera prefería hablar con la gente, con todos los que podía.


A la próxima reina no le gustaba frecuentar los ambientes "pijos" de los clubes privados y prefería pasar un buen rato acompañada por un grupo pequeño de amigos.


"Era una buena periodista, tenía buena formación. Empezó ahí, pero estuvo sólo unos ocho meses, creo que un poco más. Era muy lista, muy prendida, escribía bastante bien y, sin conocerla, se logró meter muy bien en la ciudad", explica Petersen.


Su pasantía como reportera en el Siglo XXI fue el segundo de sus trabajos en México,antes había sido edecán de cigarros Boots, explica Petersen.


Estaba becada, pero tenía que pagar sus comidas y el departamento que compartía en Guadalajara con una nicaragüense llamada Beverly.


"Aparte de estudiar y vivir tenía que buscar algo de chamba para generar ingreso. Era muy trabajadora, echada para adelante", asegura el periodista.


Como reportera, Letizia también hacía reseñas de conciertos. Así, trabajando para el periódico, conoció a los integrantes de la banda Maná y, gracias a ellos, al pintor cubano Waldo Saavedra.


Saavedra la fotografió y usó esas tomas para pintar un cuadro que fue la portada del disco "Sueños Líquidos" de Maná.


En 2004, cuando estaba a punto de casarse con el príncipe Felipe, Saavedra dijo a la agencia de noticias AFP: "cuando Lety vivió aquí en Guadalajara, nos hicimos muy amigos y en varias ocasiones le tomé fotografías, que, con posterioridad, sirvieron de base para los cuadros en los que ella aparece".


El pintor aseguró que la princesa Letizia nunca posó desnuda para él y que los óleos son "solo una recreación de Lety que he hecho a partir de fotografías que le tomé".


La mesa de trabajo de Letizia se encontraba pegada a la sección de sociales, en la que trabajó como reportero Eduardo Aragón, con quien la española inició una relación de amistad.


"Salíamos a clubes a bailar de repente, pero a ella no le gustaban, de hecho, lo hacía cuando tenía una cuestión de trabajo, una reseña o concierto. Decía que no le gustaba el ambiente "pijo", que son como los ambientes fresas. Era más del barecito pequeño, en donde estaba con los amigos platicando", dijo el periodista.


Le gustaba, dicen, la ciudad de Tlaquepaque, con sus artesanías, kioscos e iglesias pintorescas que aún conservan un aire pueblerino.


Hoy, la reportera novata que llegó en 1996 a las redacciones mexicanas se desvanece en el recuerdo de sus colegas mientras la primera reina de España que no nació en cuna de oro asciende al trono.

  

Con info de Milenio.


ALC

3 comentarios:

  1. Que siga el chismorreo virtual jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante este pasado tapatío de Letizia. Y suena un poco a cuento de hadas esto de una chica del pueblo que llega a ser reina. Personalmente creo que le ha costado mucho eso de estar callada, siendo ella una gran comunicadora. A ver qué pasa cuando sea ella la que mande en palacio. Qué fuerte, cari, jeje. Besos

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.