miércoles, 16 de abril de 2014

Todas las mañanas resucitamos al despertar... el verdadero milagro de la vida.

Acabo de ver una peli en RTVE con  Pablo Rivero de Cuéntame como paso,  una peli sobre el cine y la religión, ayer veía otra Argentina sobre la amistad y el amor, en realidad sorprende que España no es México y que en plena semana santa (para bien) haya propuestas tan maravillosas y laicas, en la de hoy un grupo de personajes en un cine club descubren  en  amor, el desamor, el interes, el bien el mal y a Dios, un sacerdote, una niña fresa, un intelectual y una provinciana aburrida de su vida.

Y al final la contundente frase sobre un ciclo de pelis de un director que ahora no recuerdo, pero que tenía tipo de alemán y que en frase de la niña fresa (pija) resume TODO,  Todas las mañanas resucitamos al despertar... y yo agrego el gran milagro de la VIDA.

Pocas veces somos conscientes, valoramos y nos regodeamos en esa dicha, en la gracia divina que es DESPERTAR y que todos llevamos a Jesús, a Dios con cualquiera de sus acepciones Alá, Yhavé, Jejová , Brama, ser de Luz o conciencia universal, o en concreto energía vital  espiritual que ánima nuestra alma y nos hace caminar, como Lázaro.

Creo que la semana Santa o semana mayor en realidad es en la época actual un pretexto para la vacación, para la cooncurrencia, una  interesante conjunción de intereses y voragine comercial donde el acto de la "resurección" pasa a un último termino, todos más o menos reconocen el dolor de un Cristo, pero no del valor de la salvación, porque desde la perspectiva cristiana tradicional  es un acto de Sacrificio dónde él lo hizo por todos,  y los demás somos meros seres contemplativos,quizá por eso prefiero la tradición judía de quién salva una vida salva el mundo, un hombre que se da muerte por todos versus todos salvando la vida, por más lejana, displicente o contraria a nuestras ideas, en realidad  sí es que hay una realidad unificada, cada día es una nueva oportunidad.

1 comentario:

  1. Dentro de lo malo a mi no me importaría no despertar un día... vamos, irme en silencio, y dormido, y a poder ser, soñando, quizá sea ya mucho pedir.

    bicos ricos

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.