martes, 15 de abril de 2014

"Con quién estabas mirando los cielos".

Ayer mientras veía el eclipse de luna roja o sangriente de la tretrada  de estos 2 años recordé  los muchos instantes en que he mirado los cielos, desde niño siempre me han atraido las cuestiones contemplativas, el ponerme a observar las cosas, las pequeñas y grandes cosas, un universo un poco personal, quizá por ello también escribo poesía, como ayer que hice un texto lunar, porque cuando alguien escribe o lee poemas se desconcta, solo en soledad se escribe, solo en  compañia de una mirada al interior o al infínito cosmos uno se envuelve el un halo de misterio, en una conexión espiritual, y a veces es importante rtecordar esos momentos mirando los cielos.

De esos momentos puedo recordar uno de muy niño, viendo en la parte de atras del Wolkswagen de mi papa el cielo, las estrellas regresando del pueblo de mi madre, recuerdo que pase buena parte del camino viendo ese espectáculo que entonces a mis 4 o 5 años me parecía asombroso, quizá fue en el mes de Enero, porque recuerdo había frío, talvez fue después de un velorio del tío Julian, no lo sé, pero  recuerdo ese nítido cielo azul.

Otra vez recuerdo también un cielo de tarde noche con mi Tía Juanita, luego de ver Dumbo, mi primera película, mi primera ida al cine, que fue de gran belleza y gran sufrimiento para una al ma tiernecilla y sensiible como la mía, recuerdo que le dije a mi tía cuando cantaba con tenía melodia musical, y  recuerdo ese atardecer con cielo entre rosa y morado viendo quizás alguna estrella vespertina en el horizonte.

Luego recordé ayer el paso del cometa Halley, en una noche, asomados por la ventana de mi cuarto, no recuerdo exactamente que sucedía saben solo me parece como un extraño destello, de una madrugada en la que estabamos  viendo por la ventana y creo que ni claramente el cielo en busca de un cometa que muy probablemente no volveriamos a ver, pues su paso en 1986 le seguira en 2061.

Un capítulo curioso fue el de los eclipses totales de sol a finales de los 80´s y el de 1991, que en especial recuerdo porque mi abuelo  estaba hoospitalizado en el Sagrado Corazón un hospital antiguo de GDL y  que en  un pasillo blanco y largo vi como enn los tragaluces comenzaba hacere de noche, algo tetrico, raro, pero por razones de seguridad se prohibía salir y ver el eclipse y pues  a pesar de que vendían filtros y demás no me dejaron verlo.

Otro recuerdo que me resulta importante fue en noviembre de 1997, una noche en la granja familiar de un amigo con.... VHPC, mi primer amor, o más bien la primera vez que hice el amor sobre un pasto fresco, tras un arbusto, en una manta, una noche fría, pero tan cálida para mi... tan  especial, lo cual me hace pensar en una canción muy especial para mi. Escuchenla con atención...


Una semana Santa hace no muchas también recuerdo que para mi cumpleaños me fui a Maruata en plena madrugada  con la Fer y Joel, antes de que Michoacán fuera intransitable, sobre esa carretera ocánica, la ás bella del país para mi, en un desfiladero veía la luna sobre el mar,  enorme, casi al amanecer haciendo un camino de plata sobre las olas  de un mar calmo y un cielo con nubes juguetonas y difusas que por momentos tapaban el cielo pero que lo volvían aún más atractivo, una noche de luna mágica.

En realidad yo soy muy lunar, muy ecliptico, de ahí que sigo mucho los astros, las lunas,  el paso del sol y claro  estos fenómenos, ayer  en mi calle con mi sobrina  salí a ver el eclipse y sebrocogio una extraña sensación de cimplicidad con ella, y bueno recorde todas esas personas con las que vi el cielo, o con las que lo relaciono.

Será que soy ser de  galaxia, polvo del universo, rayo de luna, látigo de sol, brillo de estrella, cola de cometa.




7 comentarios:

  1. Ciertamente somos polvo de estrellas. Qué hermosos recuerdos, Álvaro. Y los astros siempre allá arriba como testigos de todo nuestro acontecer. Yo también soy muy "astrófilo", me fascina la belleza del cielo estrellado, y la astrología más que la astronomía. Tengo un pequeño telescopio en el que me gusta contemplar la Luna, y podría pasarme horas contemplándola. El eclipse de ayer fue tardísimo por aquí, y no lo vi. Pero sí he visto varios eclipses lunares. Y me fascina pensar que esa sombra que cubre la Luna es la de nuestro planeta. No deja de asombrarme. La canción de María Martha es bien nostálgica, pero muy dulce, muy bella. Besos, Al.

    ResponderEliminar
  2. Así es querido Robert, deberías hacer un texto para los sonidos que el VIENTO nos trae en tu blog.

    Y en efecto la canción es preciosa

    ResponderEliminar
  3. a mi se me paso lo de la luna estab haciendo compras y preparando mi salida con el chico con que estoy en planes

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que en España no se veía, vamos, que no siendo un artículo de prensa que leí no recuerdo que lo anunciasen antes en las noticias, que suele ser noticia de interés. En fin, yo recuerdo un eclipse brutal más o menos en 1984, todo un acontecimiento por el que nos fabricamos unos cristales ahumados y que los niños del barrio vimos sobre la terraza de un caserón abandonado.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Si, hay como una conexión, no sé como explicarlo, pero se siente muy bien, y que bonitos recuerdos Alvaro, un abrazo.
    Ahaha y me quede dormido y no pude ver la luna roja, será para la próxima.

    ResponderEliminar
  6. que hermoso eres me cae...bbonito escrito.todo enternecedor..buu llorare..ando sensible :)
    te quiero

    ResponderEliminar
  7. Pues esta luna roja me la perdi, estaba muy cansado y digo yo , no podrían ser los eclipses un poco mas considerados y aparecerse un poco mas temprano? Jejejeje Yo recuerdo cuando paso el cometa Halley, mi papa me sacudió y me arrastro hasta la azotea yo no recuerdo mucho de lo que vi, pero si me acuerdo que el cambio brusco de temperatura me produjo una bronquitis espantosa y de las hincones de las jeringas si me acuerdo. jejejeje

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.