martes, 18 de septiembre de 2012

Carta al presidente

Carta al presidente.

Estos días sigue la escalada de violencia en México, en Jalisco, Michoacan y Guerrero, el fracaso de la estrategia de seguridad es evidente y Peña Nieto ha comenzado ya su ascenso a los Pinos, en este marco el político panista Javier corral le envía una misiva a Calderón donde revira su acusación de cobardía y muestra su calidad moral frente a la del presidente donde lo acusa de vende patria, interesante también es la carta de Ramón Corral a Porfirio Diaz hace 100 años en condiciones similares, coincidencia, locura, será cuestio de leer entre líneas y conocer los misterios de los cíclos en la política mexicana.

Aquí el texto íntegro de las cartas, la primera entre Ramon Corral y Porfirio Diaz y la segunda entre Javier Corral y Felipe Calderon:

 Sr. Presidente Gral. Porfirio Díaz Mexico.

Mi respetado y fino amigo: Con la presente remito a Ud. mi renuncia, para ser presentada junto con la de Ud., como me lo induce a mi salida de esa Capital. No la había rernitido antes, porque dos días después de llegar aquí me atacó la gripa y con la calentura he estado en la cama.

 Ya he comunicado a Ud. diversas veces cuál es mi opinión sobre este asunto y parece pueril que insista en querer hacer escuchar mi desautorizada voz; pero el caso es tan grave y ]as circunstancias son tan solemnes para la Naciôn, que le ruego me dispense si, por ültima vez, le manifiesto que no creo que nuestra separacion de los puestos que ocupamos, sea el remedio que reclaman los males que afligen a la República. Aparte de la significación que tiene la presentación de nuestras renuncias, exigidas por el enemigo armado, enemigo constitucionalmente y a iniciativa del Gobierno declarado fuera de la ley, y que lejos de ceder ante las concesiones que se le hacen, se envalentona y crece; hay que la separación de Ud. presenta una perspectiva de anarquía que hará más eminente el peligro del Norte.

En ningún caso los Madero podrán dominar la revuelta, porque su influencia no alcanzará sino a una pequeña parte de los grupos rebeldes, y aún contra la voluntad de dichos Señores, seguirá existiendo el motivo que se invoca para la intervención. Este peligro, el verdadero y grande peligro, no creo que pueda conjurarse sino de dos maneras: O destruyendo los principales focos de la revuelta por medio de una acción militar rápida y eficaz, ó por la actitud del Congreso de los Estados Unidos que, por un sentimiento de alta justificación, se oponga a los designios del Departamento de Estado.

Sin embargo, de todo lo dicho, si Ud. cree necesaria y patriótica su separacion, después de ella no quiero yo ninguna investidura oficial, ningún puesto público, por elevados que sean, y por eso, a pesar de mis opiniones, le envío a Ud. mi renuncia para que sea presentada y aceptada a la vez que la de Ud., según convenimos. En este caso, tan grave para el País, estoy seguro de que hará Ud. lo más conveniente, inspirado por su reconocido talento y su inquebrantable patriotismo.

Sabe Ud. Señor, que soy siempre su adicto amigo y atento y seguro servidor.

.
...........

Te escribo enterado de los calificativos que vertiste sobre mí en la reunión con senadores del PAN el pasado 28 de agosto.

Me llamaste cobarde por no haber ido a la reunión.
 Te equivocas: dentro de los muchos defectos que tengo no está la cobardía. Desde joven cuando no tenía ni nombre ni puesto público me enfrente al PRI y milité en la resistencia civil contra el fraude electoral de 1986; me he opuesto a los abusos de las televisoras que la han emprendido contra mí y a pesar de ello no me han doblegado; con absoluta franqueza te he dicho lo que pienso, en tu cara, no como otros. Nunca te he tenido miedo. La razón por la que no asistí a la reunión fue para evitar tus exposiciones interminables donde tú monologas, no dialogas, sobre las maravillas de tu Gobierno y lo bien que hiciste todo, donde culpas a la campaña y al partido de la derrota pasada. Fuera totalmente de la realidad estás diciendo cosas muy delicadas y sigues insultando a tus críticos, deberías cuidar tu investidura.

 No es difícil comprender que tu malestar contra mi proviene de que he sido crítico de tu política en telecomunicaciones, radio y televisión; la he criticado frente a ti en el Congreso Nacional del Partido en agosto de 2009, al igual que lo he hecho en los medios y en el propio partido. Si alguien te ha dado la cara he sido yo. También he reconocido la estabilidad económica, la infraestructura creada durante tu sexenio, y haber mantenido los programas exitosos de la pasada administración. He defendido tu administración tanto en artículos periodísticos como en la tribuna parlamentaria.

 He censurado las provocaciones de Fernández Noroña. No olvides esto. Aunque sé que en el fondo quieres incondicionales. Al llamarme cobarde ante los senadores y estando yo ausente, te has pasado de la raya. Pero podemos aprovechar tu desahogo discutiendo nuestras diferencias cuando quieras, en donde quieras y ante quien quieras.

Los resultados de tus políticas están a la vista. El duopolio televisivo es hoy más poderoso que hace seis años y Peña Nieto es el presidente electo. No podrás negar que esa candidatura fue construida por Televisa desde hace varios años. El partido ha estado perdiendo elecciones y uno de los factores fue la presencia de Peña Nieto apoyando al PRI. Tu debilidad ante Televisa se ha visto desde que eras candidato. ¿No te acuerdas de la Ley Televisa? ¿Cuál fue tu papel en su aprobación y cuál fue el mío ante tal intento de despojo a la Nación? Este primero de diciembre le vas a entregar en San Lázaro la banda presidencial a Peña Nieto. La misma que recibiste de Vicente Fox. Un retorno del PRI es una amenaza que todos percibimos. Lo sabes bien, ese momento condensará como ninguna crítica o análisis, tu fracaso. Tirar la piedra y esconder la mano eso sí es cobardía.

No tener valor para decir lo que se piensa eso sí es cobardía. No ser congruente con lo que siempre se ha pensado y luchado, eso sí es cobardía. Innegable es tu forma de tratar a los panistas, perdiste todo sentido de civilidad política. La falta de respeto a varios compañeros y a tus propios colaboradores, una rudeza innecesaria a quienes disienten de tus opiniones. ¿Y qué has logrado?: renuncias de Secretarios de Estado, expulsiones del partido, miembros que hicieron campaña no contra el PAN sino en despecho de ti. Las peores críticas a tu carácter, por cierto, la he oído en voz baja, en murmullos, de gente muy cercana a ti. Esa es la verdad inocultable. Eso no requiere mayor trabajo sino sólo ver cómo está el partido y buscar a los causantes de las divisiones. Espérate a que conozcas la condición humana a partir de que dejes el poder y entiendas que lo que más te ha perjudicado eres tú, tu carácter colérico al que le gana el coraje en cualquier momento. He dicho que por el bien del partido éste deberá defender tus logros y aprovechar tus talentos en los años por venir. Tú debes permitirle al partido que retome su rumbo.

Que diseñe su estrategia de lucha de acuerdo a su interés propio. Porque el partido es de todos. Actuar de otra manera es jugar al jefe Máximo y no se lo merece el Partido.

 Déjalo volar como un día te recomendó Carlos Castillo Peraza. En cualquier caso, discutamos lo que te agravia: tú tienes la palabra.

2 comentarios:

  1. sin duda la historia tiende a ser ciclica...que miedo! que ira a pasar!
    por cierto, te otorgue un premio en dias pasados :-3 con mucho cariñitos. besos

    ResponderEliminar
  2. Pancho q bien, ya lo busco, andaba desconectado este fin.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.