jueves, 23 de agosto de 2012

Albert el tigre tapatio



Albert, la historia del Tigre Tapatio.


No hace mucho se dio a conocer el caso a la opinión pública el caso del cocodrilo Chuy, un reptil de poco más de 2 metros de largo que vivía feliz en un hogar de la colonia “el Vergel” en Tlaquepaque., Chuy había sido regalado al dueño que dice pensar era una simple lagartija y a quién le tomo mucho cariño, la mascota “domestica” consumía varios pollos al día y fue denunciado por un vecino quien dio parte a las autoridades al considerar el riesgo que implicaba que Chuy viviera en el patio trasero, tras varios golpes mediáticos el dueño entrego a Chuy quien fue asegurado y llevado a las instalaciones de la secretaría de medio ambiente y tras un proceso breve pero no exento de controversia Chuy forma parte del zoológico Guadalajara, dicho Zoo dijo recibir de buena gana a Chuy y trabajar para que se adapte y logre comportarse como los demás cocodrilos y fue chequeado de manera general presentado buena salud, en ese momento se alerto a la población de no comprar animales exóticos en el mercado negro sobre todo porque representan un peligro al crecer y el caro mantenimiento que estas especies necesitan.

Pues bien un nuevo caso a conmocionado a los medios, Albert, "el tigre tapatío", el cachorro de poco más de 8 meses fue parte de los animales exóticos que se encontraban en el parque rehilete alcalde, al revocar la concesión de operaciones en el ya antes mencionado por el gobierno municipal de Guadalajara Albert fue confiscado.


Albert fue parte del patrimonio que el ayuntamiento tomo para sí, luego del embargo a la empresa que operaba el rehilete Alcalde, dicha empresa no cumplía con el mantenimiento, conservación y condiciones seguras para operar los juegos mecánicos y las instalaciones.


El primer destino de Albert fue la perrera municipal donde convivió con los caninos, y era tratado con decoro pero sin atención médica especializada y alimento adecuado comía 3 pollos diarios y ganó peso, se le instalo un columpio, una alberca de plástico, un tronco donde afilar las garras y un escritorio para que pudiera dormir en alto, se le aplicaron las vacunas y se le desparasitó, la situación de Albert fue expuesta a la luz de los medios quienes dedicaron varios reportajes al peculiar gatito, que esta creciendo de manera acelerada y pronto llegará a pesar 300 kilos (actualmente pesa 70).


Es entonces cuando se entro en litigios con el dueño del animal y el ayuntamiento así como las SEMADES y el gobierno del estado para saber a dónde iría el animalito, esto duro varias semanas, mientras tanto fue traslado al zoológico de villa fantasía en Zapopan, dicho lugar la verdad no es la mejor instalación para un animal de estas dimensiones, en general este parque es bastante improvisado y los pobres animales no viven en condiciones dignas.


Hoy anuncian que Albert por fin ira al zoológico GDL y fue donado por su dueño a la ciudad. Albert es entonces oficialmente tapatío y espera su traslado al zoológico GDL que es muy bonito y que además cuenta con instalaciones dignas, con esto se pone fin al paso de la seca a la Meca del felino que ha vívido casi 4 meses de su cachorrez enjaulado en espacios minímos.


La batalla de Albert es la de muchos animales salvajes en la ciudad, pues desgraciadamente muchos particulares compran cachorros exóticos pero luego no los pueden mantener en condiciones dignas u ocurren accidentes, esperemos que Albert tenga una feliz y larga vida en el zoo y no haya más casos como el de Chuy o este bello tigre de Bengala, todos los animales implican responsabilidad, cariño y medios para mantenerlos, di NO al tráfico de especies, no compres animales exoticos y denuncia a los vendedores.

Pancho, espero te guste, Albert te me recordo jujujuju....

3 comentarios:

  1. Aww que historia la de albert, me conmueve que te haya recordado a su servilleta , esta hermoso :3 gracias ojalá sea muy feliz

    ResponderEliminar
  2. Se pasrece a ti...jujuju, tiene una cara de ternura tremenda, un tigre de ciudá...

    ResponderEliminar
  3. Sí, yo también le deseo a Albert una feliz vida, aunque no estaría mal que lo juntaran con otros de su especie, para que no se sienta tan solo. Los tigres salvajes están en peligro de extinción, y hay que cuidar a los pocos que quedan. En cuanto a lo del tráfico de especies exóticas, me parece un acto criminal, y si existe es porque hay un mercado que lo demanda. Es vergonzoso. Hay que endurecer las leyes en este sentido, o nos quedamos sin planeta. Besos.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.