martes, 15 de mayo de 2012

Cuentame de Sevilla


Ayer justo veìa destino España un programa de TVE(mi casa amiga) que es uno de mis favoritos, lo veìa y pensaba el valor de esos y esas inmigrantes que logran aficanrse en otro paìs, en concreto en España... a veces(muchas) pienso que hubiera sido de mi si en vez de hacer caso a la Saudade me hubiese quedado a vivir con Miguel en el polìgono San Pablo Sevilla, no era un barrio exactamente lindo pero habìa algo en èl que me parecìa encantador.

Mi historia conn Sevilla es una historia que quizà ya he contado pero que Gary me recuerda que la recuerde, de ahì mi mexiñolidad como le llamo yo a mi querer y mi interes por la madre patria, de entrada dirè que mì relaciòn con Iberia no fue la mejor de entrada, vivì discriminaciòn, sobajamiento, enfermedad y tristeza en Cataluña, no digo que no lo pase genial, me ligue a un periodista sudafricano de unos ojos inmensos y azules, a un canadiense director de un estudio de animaciòn que trabajo con Disney y las ciudades, y un guapo maestro Occitan, un francesito rubio de 23 años que era una monada( como que la tragedia cataliza mi putería)

Figueras, Gerona y Barcelona me parecieron bellìsimas, no obstante la gente es dura de trato y mucha racista y elitista, muy desconfiada y me ateverìa a decir resentida, con un ànimo eterno de estar en contra, también hubo gente maravillosa aunque de ser sincero fueron los menos.

Entonces mi llegada primero a Granada que me curo(literalmente) y luego a Cordoba, Sevilla y Càdiz fue encontrarme como en casa, mi estancia màs amplia fue pasar en Sevilla una semana completa, una semana que fue genial talvez la mejor de mis 3 meses de viaje

Para empezar recuerdo que fue el primer lugar en el que pude andar con camiseta, con 20 grados y luego de 2 meses de frìo, lluvia y nieve pues el clima de la rivera del Guadalquivir en Marzo me pareciò nuna caricia, me recordo los dìas màs frescos en GDL que aquì es raro que el termometro baje de 20ª en el dìa aùn en invierno.

La ciudad me pareciò muy distinta las del norte y Valencia, fue una ciudad màs desgarbada, un poco màs sucia y me recordaba mucho al centro de Tlaquepaque, era de grandes casonas por doquier blancas con ribetes amarillos y geranios y malvas en las ventanas, recuerdo el barrio de la cruz, el primero que conocì y el alcazar real con sus jardines, justo en la esquina exterior del alcazar recuerdso haber comido un delicioso ceviche y unas gambas mmm.. deliciosas.

El barrio donde estaba el hostal donde me quede me pareció fabuloso, si no mal recuerdo la calle se llamaba Isaac Peral en el barrio de Reina Mercedes junto a la universidad, un lugar donde yo recibí el mejor de los tratos con instalaciones más que dignas.

Compartí con un guapo alemán un par de días la habitación y con otro paísano de GDL que iba tras las rutas vinícolas del Guadalquivir, Sevilla y Jérez eeran sus destinos.

Reina Mercedes además es el lugar donde mejor comí a más bajo costo, era un lugar lleno de vida y de juventud, asistí a mi primer gran botellón y no se como explicar el calor y el candor de todos los que asistieron y como me recibieron como uno más, sin distinción de procedencia, raza o elite económica, el mejor bocadillo de tortilla española lo he comido ahí y que decir del aguardiente y del genial "calimocho".

Cerca de Reina Mercedes está la plaza de España y el parque Reina María Luisa con hermosos pabellones de la exposición universal de 1928 que antecede a la del 92, ahí oí tu Paloma fuí Sevilla y recorrí conocí a Miguel Ángel un guapo sevillano de cara dura y ojos verdes, de 1,80 de alto flaco marcado era un cocinero que conocí en su descanso y se ofreció a ser mi guía e incluso a ofrcerme casa, vestido y sustento que porto conmigo con profundo respeto, cariño y generosidad, con recorrí algunos lugares de tapas, los jardines de Hércules, Itaca y la calle "amor de Dios" que tan simpatica me parece, asistí a la iglesia de la Macerena y me compro una llave de plata con la efigie que conserve un tiempo y que perdí por desgracia.

También conocí a un hombre de ojos grises de luna, como Blimunda el personaje de Saramago, lo conocí en el barrio de las cruces en una pequeña iglesia al doblar una calle, una imagen que bien sería de Guanajuato en México, tras mirarnos me subió en su motocicleta y me llevo a conocer la rivera del Guadalquivir, cruce Triana, La cartuja, los imponentes punentes y vi a velocidad la torre del oro, la maestranza y hasta Italica me llevo, sobra decir que debajo de olivo y abrazando la moto me entregue a los placeres mundanos una tarde de marzo en la cartuja, una estampa digna de cualquier pelí erotica, de cualquier guión almodovarezco.

Recuerdo me dejo para tomar un último expreso en una plaza junto a un hotel de 5 estrellas, el lugar dotado de palmeras y arbolado fue el sitio donde vi por última vez los ojos grises de luna y conocí el sabor de andalucía en los labios.

También conocí a un nutrido grupo de jóvenes erasmus un día en la rivera del Guadalquivir, un pintor mexicano, 3 italianos, una checa argentina, 2 españolitos y otro mexicano de Guadalajara que oso llevar su camisa de las Chivas del Guadalajara y por lo cual lo reconocí como compatriota.

Recorrí algunos de sus restaurantes y bares más emblematicos, en especial recuerdo la "carbonería" un lugar de canté flamenco que me electriza de solo recordarlo, los deliciosos puestos afuera de plaza de España, los bocadillos de reina Mercedes, el restaurant del naviero en Triana, una especie del museo del jamón fabuloso y claro, pequeños sitios aquí y allá.

A veces me pregunto que hubiera pasado y si me hubiera quedado en Sevilla, tuve 3 oportunidades de afincarme y hasta trabajo en un restaurente y bar, que sería de mi vida si me hubiera entregado a aquellos ojos verdes y finta de romano, aquel hombre de cadenas de oro y cuerpo largo.

A veces me hubiera gustado ser un inmigrante y no un viajero... solo a veces extraño Sevilla y siento que algo me quedo inconcluso ahí, que algo o alguien ahí me espera, algo de la ciudad me atrapo y aún en la distancia no me deja ir... tú Paloma fui SEVILLLLLLLAAAAAAAAA.

7 comentarios:

  1. A mi me pasa eso con una ciudad de acá de Chile, hay algo inconcluso, tantas cosas queno se hacen y que ahora pesan como un buen recuerdo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Dieguito, y te dire que también con valparaíso tengo algo pendiente.

    ResponderEliminar
  3. la putería y el gozo claro de los fermentos y los labios sevillanos

    contar, nunca soñar, seguir siendo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho de que atesores tantos recuerdos por aquí. A mí tampoco me gusta Cataluña por su gente, es una pena porque es una región bonita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. mmmmm, sonara presuntuoso, pero sigo sin tener una ciudad hostil..

    ResponderEliminar
  6. Me gusta Sevilla
    Me gusta y no por nada hasta dedican canciones
    Es un sitio que te abre la mente por la cantidad de gente distinta que hay
    aun con hostilidad supongo que es para que podamos escoger y acogernos

    te leo por toño que te ha nominado

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Jo, gracias tnfísimo, Cris, la verdad te digo algo al país vasco le traigo ganas espero una más cálida acogida y porque no hasta cojida jujujujuju.

    Frizio que poetico.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.