jueves, 26 de enero de 2012

La gran sequía



Cuando se refieren al cambio clímatico pareciera un tema lejano, un tema que está muy fuera de nuestra vida cotidiana, pero... en México ya no es así.

Vivímos los peor sequía registrada en 70 años, el norte de México o aridoamérica es terreno frágil y propicio para la desertificación, la tala de bosques extracción de agua, el riego mal aplicado y los incendios que han debastado los bosques en los estados de Coahuila, Chihuahua y Sonora.

Ante la biodiversidad de México se debe actuar como humanidad para preservar los entornos de la nación azteca, nuestro papis giza de contraste impresionantes, cada vez los estados de las llanuras costeras del golfo sufren mayores inundaciones y la temprada de nortes y huracanes se ha intensificado, por otro lado la vertiente del pacifíco también ha sufrido alteraciones en sus patrones metereologicos.

El olvido del campo y la mala política en su gestión por parte de los últimos sexenios que han intensificado las políticas que favorecen los núcleos urbanos hacen que 50 millones de mexicanos, más que toda la población de España viva en el centro del país en condiciones muchas veces de asinación y en una cuenca lacustre que bien podría de no ser una macro urbe una reserva de acuíferos, sin embargo, entre las ciudades de Tóluca, México, Puebla, Cuernavaca, Tlaxcala, Pachuca y Queretaro así como sus áreas metropolitanas y ciudades intermedias consumen el 60% del agua del país y ensucian las cuencas más importantes, la Lerma-Chapala-Santiago y la cuenca del Río Moctezuma y han transformado el otrora lago de Texcoco en un recuerdo de aquella remota Venezzia americana.

La situación a la que en los próximos 20 años se enfrentaran los habitantes del norte del país es incierta, ciudades como Monterrey, Zacatecas, Saltillo, Hermosillo, Chihuahua o Aguascalientes a corto o mediano plazo podrían replantarse su crecimiento y el agroséctor del norte del país podría vivir una catastrofica situación aún peor de la actual donde ya se cuentan por miles las cabezas de ganado muertas.

Se tiene noticias en la época prehíspanica de sequías importantes a muadiados de 1450 y hasta 1453 época en que hubo importantes cambios en los rityos y la producción de alimentos, el imperio azteca se desarrollo en esa época al conquistar a otros pueblos que por la sequía y el hambre sucumbiero ante el poderío Mexica quienes gracias a las chinampas en el lago de Texcoco subsistiero en epocas de escases de lluvia.

con la llega de los españoles se deforesto el valle de Anahuac para emular las tierras castellanas y se deseco el lago de Texcoco con diversos proyectos hidraulicos, de hecho las sequías entre 1786 y 87 asolaron la Nueva España de tal forma que hubo revueltas y hambruna y miles de idios murieron por falta de maíz, de hecho esta hambre hizo sumamente impopular el gobierno español tanto así que fue uno de los factores que hizo estallar la independencia.

Del total de las sequías registradas durante este periodo, las más graves ocurrieron a lo largo de 1849 a 1852 y en 1891 y 1892. Afectaron particularmente la zona norte del país, provocando una carestía de los alimentos básicos y el aumento en los precios del maíz, frijol y trigo.

En los últimos años no obstante el periodo de sequía paso de ser un fenomeno de años a décadas, la tala de bosques y selvas la quema de matarrolas y el fenómeno del niño hoy nos tienen en un serio predicamento, la soberanía alimentaria es inexistente y estamos sujetos a la importación de granos y la fluctuación del precio y la moneda, como resultado en México las clases más bajas comen cada vez menos y peor pese a que la obesidad ha crecido alarmentemente pues la gente deja de comer carne para comer gansitos o papas fritas.

Con las campañas electorales a la vuelta de la esquina los diversos actores políticos han optado por hablar, lucrar o centrarse en el tema, yo lo verdad es que creo que más bien deberían concentrarse los esfuerzos en el tema de la ayuda humanitaria sobre todo a las comunidades rurales indígenas en vez de la demagogia reciente, el presidente Calderón se ha prponunciado en el discurso pr políticas que ayuden a frenar el cambio climatico y obras hidráulicas para la dotación del vital líquido, sin embargo en los últimos 6 años donde se han presentado mayores incendios, tala ilegal y pésima gestión de las cuencas por lo que entre lo dicho y lo hecho hay una enorme incongruencia con un costo tremendo para la nación.

3 comentarios:

  1. Precisamente es en las zonas limítrofes con los desiertos donde se está notando primero el fenómeno del calentamiento del planeta. La gran masa desértica norteafricana, por ejemplo, ya está penetrando ¡por el norte de Kenia!. En la costa del Pacífico también se habla del fenómeno de El Niño. Pero el desierto se puede parar con obras de ingeniería forestal y la recuperación de suelos agrícolas. Mucha gente que emigra a las ciudades abandona las tierras del campo, y éstas se quedan sin cultivar y sin regadío, y son presa fácil de la sequía o los huracanes. Pero es complicado retener a la gente en el campo si en las ciudades tienen mejores condiciones de vida. Lo primordial sería socorrer a los necesitados, pero es importante también tener un plan de recuperación de los ecosistemas naturales, y de la economía agraria, porque de ellos depende el futuro de todos. Se puede hacer. Acá, donde yo vivo, hace años que se dejaron de explotar los acuíferos naturales, y sólo usamos el agua del mar desalinizada. Y ya se está notando la recuperación, si no ya seríamos una extensión más del desierto que tenemos muy cerca. Bueno, eso, y rezar para que llueva de una vez, que también ayuda :-). Besos, y que llueva pronto.

    ResponderEliminar
  2. Santos Carlos, Roberto y Pedro está la cosa q arde mijo, pero ni modo, ahora hay que intentar salvarnos del calor que en pleno en enero ya se siente por acá.

    Sabes Robert me hace mucha ilusión conocer las canarias.

    ResponderEliminar
  3. Por acá tampoco llueve casi nada, la verdad, y eso que Galicia es de todo menos seca. Claro que nosotros ahora regamos la tierra con nuestro sudor y lágrimas, gracias a la frau Merkel y demás milongas, en fín, será la crisis, que se ve que la lluvia también sale cara y hay que recortarla, jajaja.

    ResponderEliminar

deja tus oraciones y plegarias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.